ana

Adiós Solano: Ana; Una historieta maldita

by • 19 Agosto 2011 • Destacados, Imperdibles, Portada, Sin capaComments (2)2636

Ana es  uno de los trabajos de Solano López que mayor resistencia presentó para su publicación en Argentina, tuvieron que  pasar casi treinta años desde su creación en 1976 hasta el 2005, año en que entra en circulación en la nación  trasandina. No obstante ve la  luz  con antelación en   Francia y Norteamérica. Ciertamente es un texto complejo en más de un nivel: circunstancias de creación, contexto histórico, narración vanguardista, fuerte contenido sexual y existencialista por definición; una concatenación ideal para aquellos que no gustan de  lecturas livianas. Sasturaín, reconocido guionista del género y gran conocedor de la obra de Solano, prologa y define, inmejorablemente, esta historieta: “Es así, única, incómoda, incorrecta e inolvidable”. 

La descarnada y decadente historia de Ana es fruto del genio del difunto Solano y de su hijo Gabriel, con quién compartiera dos trabajos anteriores, solo uno de éstos llegó a ser publicado: Historias Tristes, en la cual se perfilaba una dinámica similar a la que aquí apreciamos. Ana es una terrible y necesaria empresa familiar, que metaforiza las experiencias vividas por padre e hijo en el contexto de dictadura militar argentina. Recordemos que Solano parte al exilio a Madrid, después de rescatar a su hijo quién fuera apresado por las fuerzas de Videla. Como sabemos no todos pueden contar la historia, baste recordar la desaparición de su colega Oesterheld y sus cuatro hijas. La impotencia y la deshumanización toman forma en esta novela gráfica, donde contrasta la belleza de la protagonista con la nauseabunda realidad que la rodea.

La Guerra simplemente es, no tiene otro fundamento que la estupidez humana, además  hay personajes que la aprovechan. Aunque los escenarios son Francia y México –ambos espléndidamente diseñados- la acción remite de manera natural a la Argentina. Resonancias del  mayo francés, que metafóricamente se traslada junto con Ana a México –noche trágica en Tlatelolco. Si se pudo sacrificar a estudiantes, obreros e intelectuales, bien podría hacerse con naciones enteras, tal como ocurrió con las usurpaciones militares en Latinoamérica. Una historia que nos remite a los hechos que tristemente vistieron el periodo de posguerra en el siglo XX.

Simone de Beauvoir: Buda occidental

El existencialismo inunda la obra de manera explicita con las figuras de Jean-Paul Sartre y, especialmente, Simone de Beauvoir que adquiere la forma de personaje para interactuar con la protagonista. La Beauvoir es imagen de lo sagrado,  representada como un Buda Occidental, que pese a la insistencia de Ana no puede ni quiere dar respuestas: “los filósofos han sido siempre una especie de consejeros de la humanidad ¿Pero quién se atreve ahora a dar consejos?”. Uno de los lineamientos de la filosofía existencial propone que cada individuo debe ser responsable de su existencia, esa es la única respuesta que consigue la adolescente y caprichosa Ana al comienzo de la historia. La intertextualidad con Camus se nos presenta de manera metafórica cuando Ana emigra a México para transformarse en una traficante de drogas indolente y asesina, al igual que Meursault, protagonista del Extranjero, estriba en una sinceridad insensible “¿Quién se ocupa ya del amor? ¿Y de la libertad?” Amor, libertad y dignidad son meros resortes huecos en un mundo sin rumbo.

Ana es un personaje en constante transformación y viaje: estudiante rebelde, traficante de drogas, presidiaria indolente, camarera de barco, burguesa mantenida. Aunque su nombre significa gracia de dios, los hombres que la aman no tienen otra alternativa que la decadencia o la muerte, es decir, la desgracia. Ana que es víctima y victimario encontrará una salida de regreso en Francia…eso lo dejo por su cuenta.

Pablo J. Muñoz, editor de Deux Books, se dio la libertad de testimoniar este brillante trabajo con un cierre al cual llamó últimas palabras, aquí homologa el dibujo de Solano con los grabados de Doré y, además, tilda la obra de historieta maldita. Qué más podríamos agregar nosotros, simplemente invitarlos a experimentar una obra plena que nos propone bastante más de lo que algunos esperan de éste género.

miau

 

Otros artículos:

Grant Morrison comenta sobre su nueva etapa en Action Comics (Video)
¿Quién mató a The Watcher? El trailer del evento Marvel, Original Sin
Las portadas que anticipan lo que será Dark Knight III: The Master Race
Pin It

2 Responses to Adiós Solano: Ana; Una historieta maldita

  1. Yorick Allen dice:

    Ufff… una reseña que transmite los mismos sentimientos que deja la novela. Un trasfondo fuerte para una historia impactante.

  2. […] una de las más cruentas de Sudamérica). Es allí donde Gabriel comienza a escribir dos relatos, Ana e Historias […]

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *