20

FIC Santiago 2013: Lo bueno y lo malo de la fiesta del cómic

by • 7 Mayo 2013 • Comics, Destacados, PortadaComments (2)1128

20

Hace poco más de dos semanas tuvo lugar la Feria Internacional del Cómic de Santiago 2013, la segunda edición de un evento enfocado más en el cómic que en los otros medios de entretenimiento.

Por supuesto, Los Eternautas estuvo ahí y pudimos ser testigos de cómo fue esta nueva versión del evento y si bien salimos satisfechos del resultado final, no podemos dejar de notar ciertas deficiencias que deben (y pueden) ser mejoradas de cara a la tercera versión confirmada para abril de 2014.

No todo es malo, no todo es bueno, como todo en la vida, pero es bueno hacerlo notar para avanzar. Nuestro informe/reseña de la FIC Santiago después del salto.

22

Vamos a seguir la vieja rutina de lo bueno y lo malo, y vamos a partir por lo último. No hay que ser genio para notar que ha pasado más de un año desde la realización de la primera edición de la FIC, que tuvo lugar en diciembre de 2012, y ahora las cosas han cambiado.

Hay más interés por el cómic, hay más lectores, hay más familias compartiendo los gustos, pero está lejos de ser un medio masivo.

Y eso, se notó. Es increíble ver que pese a que el evento resultó ser totalmente gratuito para el público, faltó masividad. Habían momentos en que se veían grandes aglomeraciones, especialmente por ciertos eventos como el lanzamiento de El Gran Guarén, donde vimos a conocidos rostros de la TV nacional, como Eduardo Fuentes animando y a la actriz Renata Bravo en el público.

21

Pero en otros instantes, el público no era para nada el deseado. Eso se notó con más fuerza el domingo, donde una de las áreas de la FIC realmente gozaba de falta de gente. Este es un punto importante que los productores deben solucionar sí o sí en una tercera versión: El evento se hizo más céntrico, un espacio amplio, cerca de la línea de Metro y fue GRATIS. Entonces, ¿qué falta?

Quizás una premiación de cosplay o la inclusión de un rostro conocido por las masas ayude a cambiar el panorama, porque difusión sí hubo.

Ahora, decía que el espacio era amplio, pero eso jugó también en contra. La distribución de espacios fue una de las cosas que menos destaco. La FIC se concentraba en dos áreas: una nacional con editoriales locales y una tienda de cómics, además de una exposición de figuras, que iba variando; el otro sector tenía a los invitados internacionales y puntos de artistas nacionales que iba cambiando, además del local de comida, cortesía de Café Cómics.

12

El punto está en que esta división jugaba en contra de ciertos expositores. Algunos tenían algunas mesas improvisadas, como los muchachos de Catrileo, y otros estaban casi escondidos. De hecho, en lo personal no descubrí un sector para jugar Injustice: Gods among us y la mesa de la editorial Visuales hasta que me estaba retirando durante la primera jornada. En lo posible, hay que ser más equitativos con todos, por muy difícil que pueda ser.

Otros temas más técnicos que de organización fueron el audio de las exposiciones en el hall principal, donde realmente había que hacer un esfuerzo para oír bien (probablemente por la estructura del recinto) y la falta de una guía de presentaciones o actividades visible para todos. También la impuntualidad para iniciar ciertas presentaciones, aunque se debía a algún problema técnico o ausencia de algún expositor.

7

Me detengo con eso y ahora concentrémonos en las cosas buenas que nos llevamos desde la FIC. Para empezar, no hay más que destacar a los invitados tanto nacionales como internacionales. Todos dispuestos a compartir, conversar, ver trabajos, explicar cosas y charlar sobre lo que sea, realmente daba gusto ver como se relacionaban con los fanáticos y personas que querían recibir algún consejo.

Si bien no pudo estar C.B. Cebulski por problemas de fuerza mayor –aunque igual revisaría portafolios y vendrá durante el 2013 a Chile-, personajes como James O’Barr, Tomás Giorello, Eduardo Risso, Renato Guedes, Felipe Massafera, Arthur Suydam, se veía que disfrutaban realmente de lo que estaba ocurriendo en la FIC.

3

Mientras que chilenos como Nelson Dániel, Jorge Baradit, Francisco Ortega, Martín Cáceres, Pablo Santander, Gabriel Rodríguez, Alfredo Rodríguez, Sergio Miranda, Bernardita Labourdette, Rodrigo Elgueta, Marco Canepa, Alan Robinson, Miguel Ferrada, Gonzalo Martínez, entre muchos más, compartían con sus lectores y con aquello artistas a los que admiran.

Pocas oportunidades son tan aprovechadas como ésta, donde tanto invitados como público cambiar de rol constantemente.

Otro tema a destacar, referido a los invitados, fue el espacio dedicado a la prensa tras cada presentación. En otras palabras, un espacio exclusivo para los medios para preguntar lo que se quiera y no tener que andar persiguiéndolos después. Eran entre cinco a 15 minutos, pero bien aprovechados, pero un agregado que debe mantenerse sí o sí en una tercer edición.

6

Lo otro destacable fue la cantidad de actividades. Además de las exposiciones, para las cuales había un excelente auditorio con buen audio, iluminación y proyección, también hubo talleres que tuvieron lleno total. Estos fueron de escultura Martín Canale, uno de guión con Alfredo Rodríguez y otro de cómic con Eduardo Risso, y no había que pagar nada, solo ser avispado e inscribirse antes. Una oportunidad invaluable para los que participaron.

5

Sí funcionó, y muy bien

Una novedad que valió la pena fue el calendario de actividades a través de Sched, a la que se podía acceder a través de cualquier Smartphone o iPhone. Cómoda, simple y bien hecha, espero se mantenga y tenga mayor difusión el próximo año. Todos tienen un teléfono, solo hace falta que les digan que eso está disponible. Un código QR puede servir para atraer.

El espacio del evento, la Sede San Joaquín de la Universidad Santo Tomás, está a la altura de lo que fue el Centro Chimkowe de Peñalolén utilizado en 2011, teniendo más diversidad de dispersión. Hay que sacarle más provecho si se va a utilizar en 2014, poniendo más color –entiéndase en cuanto a producción- y sacando el jugo a cada espacio. Tiene las posibilidades, solo hay que estudiarlas.

Y, por último y no menos importante, el foco se mantuvo intocable: Aquí lo que importa es el cómic. Punto.

18

En definitiva, fue un evento donde se disfrutó más de lo que se creía, las familias que sí fueron completas salieron felices, los expositores salieron también con sonrisas gracias a ventas y recepción, se pudo sacar adelante un segundo evento, pero ahora viene lo importante. Ahora no habrá más de un año, faltan menos de 365 días y hay que evaluar desde adentro lo bueno y lo malo.

Y lo principal, ¿cómo diablos hacemos que vaya más gente? ¿Cómo quitamos la idea a la gente que NO TODO SE HACE EN ESTACIÓN MAPOCHO? Sea como sea, hubo cosas buenas, hubo cosas malas, pero a la larga se sintió una sensación de satisfacción cuando todo terminó, como de Season Finale.

Ahora que se viene la Third Season, hay que tener las fichas puestas en lo mejor y no perder el foco: Aquí sí importan los cómics.

1

La tercera versión de FIC Santiago se realizará los días 11, 12 y 13 de abril de 2014.

 ¿Fuiste a la FIC? ¿Cuál fue tu impresión?

Otros artículos:

Breve: Divulgan fechas y títulos para la trilogía de The Hobbit.
FILSA 2013: Debut de nueva editorial trae a escritor de la serie Germán, Ultimas Viñetas
Maus: Relato de un superviviente, de Art Spiegelman - Reseña
Pin It

2 Responses to FIC Santiago 2013: Lo bueno y lo malo de la fiesta del cómic

  1. whoa!… para el taller de comic de Risso si se pagaba….5 lucas, baratelli, pero se pagaba.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *