Franko-y-Shin-ante-la-Salitrera

Franko: Fábulas de la última tierra – Reseña

by • 5 Diciembre 2013 • Comics, Portada, Sin capaComments (1)4647

Es difícil definir una obra como Franko: Fábulas de la última tierra. No porque sea mala o buena, sino por lo que esconde en las páginas de sus seis relatos. Tanto así que cada vez que vuelvo a abrir el libro descubro algo nuevo o me sorprendo de algo que entendí de manera diferente, porque encontré sentido a algo y después quizás estaba equivocado respecto ello. O quizás no.

Esa es la fuerza de esta obra, que no tiene solo una lectura, tiene decenas.

Tapa-1_franko-gifEditado por Amapola Editores y financiado gracias al Fondo Nacional del Libro y la Lectura, está escrito por Angel Bernier (Informe Meteoro, In Absentia Mortis) y con arte del dibujante y abogado Cristóbal Jofré (Zombies en La Moneda, Caleuche).

El cómic nos presenta a Franko, un león antropomorfo que vive en el desierto más seco del mundo futuro. ¿Cuándo? Da lo mismo en realidad. Este protagonista es el eje central de seis fábulas recomendadas para lectores de siete a 700 años, según sus propios autores, y que nos muestran distintos aspectos del crecimiento de nuestro protagonista y sus amigos ante un mundo lleno de aventuras y riesgos.

Franko2viñEste no es el futuro de Isamov, menos el de Kubrick, incluso me imagino nuestra Tierra en el universo de los Thundercats, después de todo estamos hablando de animales antropomorfos. Cada uno de los relatos, no necesariamente entrelazados entre ellos, nos presentan un elemento, una temática, una “moraleja” que al final de cada historia tenemos que descubrir.

Es casi interactivo, porque lo que leemos en una primera pasada no necesariamente es lo que se quiso decir. Incluso, puede que ni siquiera haya una moraleja, pero claramente al llegar a la última viñeta quedamos con algo, algo que nos dicen entre líneas o algo que logramos captar inmediatamente.

Las fábulas son “Mana y el tesoro”, “Cobrasapo, el comerciante”, “Megapatrón”, “Hueste de la Medianoche”, “Maestro esclavista” y “Behemo, el ermitaño”, siendo esta última la que más disfrute, no solo por el apartado visual que está fantástico, sino que por la simpleza que resulta la respuesta a la pregunta que se hace un personaje que vagó por años buscando algo que siempre estuvo ahí, solo que no lo veía.

Cada historia tiene aventura y segundas lecturas, algunas incluso acción y tragedia, como la vida misma, y es muy difícil no sentirse a gusto con los personajes, por muy despreciables que lleguen a ser.

Arriba-vemos-a-la-terrible-Hueste-de-la-Medianoche

Además cuenta con el color del mismo Jofré, Danitza Urra, Felipe Gaona y Erika Pino, los cuales le entregan una experiencia visual que sale del esquema. De hecho, debo ser honesto, el color de Urra logra maravillar de gran forma que fue lo primero que me llamó la atención antes de siquiera tener el cómic en mis manos.

En términos cinematográficos, podríamos decir que tiene una fotografía preciosa, además poseer una estética algo europea y japonesa.

Franko es un cómic que rompe el molde, no espera gustar en una primera lectura y, de hecho, estoy seguro que muchos creerán no haberlo entendido. No es de lectura fácil, sino que crece a medida que lo vas releyendo. Incluso queda con uno después de leerse.

De lo mejor que he leído en el último tiempo, entretenido, novedoso y con una temática poco explorada. Lo que siempre da gusto del noveno arte en Chile es que la infinidad de temáticas es tremenda, lo cual da para explorar -literalmente- lo que sea. Incluso un futuro donde un león aprende a crecer en medio de un desierto lisérgico.

Otros artículos:

Frank Arbelo reinventa el famoso microcuento "El Dinosaurio"
Viral conecta a Magneto con asesinato de JFK y confirma muerte de dos mutantes
Spoiler Alert: El primer vistazo en alta calidad al traje de Wasp en el cine
Pin It

One Response to Franko: Fábulas de la última tierra – Reseña

  1. […] Bernier y el dibujante Cristóbal Jofré, Franko: Fábulas de la última tierra -pueden leer nuestra reseña acá-, que será editado en enero de 2015 por Sofawolf […]

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *