Perderse. Creo que no hay mejor palabra para describir lo que fueron cuatro días -e intensas jornadas- de la décima edición de la cada vez más respetada y consagrada New York Comic Con.

Esta versión del 2015 contó, por tercera vez, con presencia de Los Eternautas gracias a la participación en el evento en esta oportunidad de Juan Salvo, Súper Feli y, quien les habla, Yorick Allen, por lo que durante las próximas semanas entregaremos bastante material exclusivo de lo que fue nuestra vivencia en la NYCC.

Pero para comenzar, una reflexión de lo que significó estar ahí en el encuentro que se realiza en Javits Center.

Entrar al recinto ubicado en Hell’s Kitchen -sí, eso le da un toque más especial- es abrumador si nunca se ha estado en un evento de tal tamaño. Todo es gigantesco y solo vemos una parte de todo aquello que se encuentra dentro del lugar al entrar por primera vez.

¿Dónde empezar? Imposible decidir. Una vez adentro podíamos ir a donde quisiéramos. Voy a detenerme en este punto un segundo. Sí, la acreditación de prensa a la NYCC da acceso a todo, pero no prioridad. Sí, puedes entrar antes que todo el público general, haces una fila más corta para ingresar, pero no es un VIP.

Si no haces la fila para un panel, si no alcanzaste un espacio, lo siento, no puedes ingresar. Esto es malo y bueno a la vez, malo para nosotros que no podemos hacer todo aunque quisiéramos, pero bueno para lo que es el evento. “Es un evento para fans“, decía la explicación oficial, por lo tanto, ellos son la prioridad. Después de todo, ellos fueron los que pagaron. Nosotros íbamos a realizar nuestro trabajo y a ser testigos de lo que ocurría en esos cuatro días y gratis. No nos quejemos de lo que ya tenemos.

NYCC_ETERNAUTAS_7

Ahora, volvamos a dónde empezar. El Javits Center se divide en cuatro niveles y todos ellos tienen diferentes espacios. El primer nivel está dedicado a los paneles, los escenarios principales y los puntos donde conseguir los autógrafos y fotos pagadas de los invitados principales, sumado a las largas filas que esto acarreaba.

El segundo nivel contaba con un espacio en el lado norte donde encontrábamos el llamado Artist Alley, en el cual podíamos encontrar a guionistas y artistas, desde los más consagrados a los más populares, además de aquellos que están empezando y otros que buscan hacerse un nombre. A ellos se suman algunas editoriales independientes e iniciativas como Comixology y la excelente Hero Initiative, que apoya en gastos de salud y dinero a aquellos profesionales del cómic que ya no pueden hacerlo.

Hacia el otro costado estaba el panel de DC Entertainment, donde pese a tener los trajes de la futura película Batman v. Superman: Dawn of Justice, props de la película y unos juguetes de adelanto, no lograba sobresalir. Incluso, la firma de los artistas era desordenada y ni siquiera tenían los nombres para que quienes pasaran por ahí los pudieran identificar.

NYCC_ETERNAUTAS_8

Me saltaré al cuarto nivel. Acá estaba el espacio VIP, que no era más que un espacio cerrado para que algunas personas estuvieran más cómodas con sillas y mesas; y la sala de prensa. Sí, ahí había café, muy importante.

Y ahora el tercer nivel, el gigantesco tercer nivel. Si pudiera decir que en cuatro días pude verlo todo, les mentiría. Allí estaban Marvel, Midtown Comics, Square Enix, SuperHeroStuff, Funko y el fantástico stand de Weta, entre cientos más.

NYCC_ETERNAUTAS_6

Viernes y sábado fueron los días más difíciles para moverse entre los pasillos rojos, verlo todo era muy difícil y una labor admirable para quien lo haya podido lograr. La razón es muy simple: En todos los puntos había algo que merecía ser visto, ya sea en aquellos de las marcas conocidas o en otros de editoriales o recintos independientes que obligaban a dar aunque sea una pequeña mirada.

Mientras algunos hacían filas eternas o peleaban por obtener una pulsera que daba la posibilidad de poder hacer la fila -sí, así funcionaba en recintos como Funko-, no valía la pena perder el tiempo en eso. Si vas por primera vez, había que verlo y vivir el evento. Algo similar pasaba con los paneles, especialmente los grandes. Si quieres ir a uno importante, como fue el de las series de Marvel con Netflix o la presentación de lo nuevo de The X-Files, había que ir muy temprano y agarrar puesto en la fila para obtener la pulsera. Había una por cada panel en el escenario principal (Main Stage), por lo tanto, no podías llegar a uno antes para quedarte al siguiente.

En cambio, en el resto de los paneles aquello era posible y se podía ahorrar la fila llegando al panel anterior al que uno quería ingresar. Estuvimos, gracias a ello, en el panel de Supergirl -vimos oficialmente el piloto-, en el del DC donde se presentó los cómics futuros del universo de Batman y, quizás el más importante, el del aniversario del The Dark Knight – 30th Anniversary, el cual contó con la presencia del mismísimo Frank Miller. Al entrar al panel, recibió los aplausos del público y el respeto de los guionistas y dibujantes que se encontraban ahí como Brian Azzarello, Jim Lee, Andy Kubert y Klaus Janson. Fue un gran momento que se dio justo tras la polémica por las críticas de los “fanáticos” por su portada para el minicómic de Atom para DK III: The Master Race.

NYCC_ETERNAUTAS_5
Andy Kubert, Brian Azzarello y Frank Miller en la NYCC 2015.

 

Feliz hubiera estado en los cientos de otros paneles sumamente atractivos que estaban ahí para poder asistir, pero la primera vez no daba para eso. Así que a recorrer y ver qué otras cosas nos ofrecía la NYCC. Sí, también había muchas cosas gratis –demasiadas quizás- y las ofertas de las últimas horas del evento eran imperdibles, algunas insólitas como trade paperback a “one dollar“.

Ahí estaban los infaltables cosplayers, algunos muy impresionantes y producidos, otros más simples y otros que solo lo hacían para pasar el rato. Todo estaba permitido. Y ahí nos encontramos con un Hulkbuster increíble, el cual fue finalmente el ganador del concurso oficial de cosplay del evento, y mucho de Mad Max: Fury Road, Steven Universe, los Joker y Harley Quinn, pero las tendencias van cambiando y ahora hay muchas Agent Carter y también de Jurassic World.

NYCC_ETERNAUTAS_3

De hecho, de este último no necesariamente un cosplay, sino que un animatronic impresionante de un velociraptor se robó las miradas de todos -y las nuestras- en cada aparición. Hasta de los Agentes de SHIELD, Clark Gregg y Chloe Bennet, e incluso Whoopi Goldberg. Sí, fuimos testigos de ese gran momento.

Chloe Bennet, Clark Gregg y Whoopi Goldberg en la NYCC 2015.
Chloe Bennet, Clark Gregg y Whoopi Goldberg en la NYCC 2015.

Y a esto se suman famosos como Jared Leto y Mark Ruffalo que andaban disfrazados al interior del recinto solo para pasar un buen rato y dejar sorprendidos a quienes no tenían idea que andaban entre ellos.

Got to hide out and enjoy #comiccon2015

Una foto publicada por Mark Ruffalo (@markruffalo) el

Pero para uno, que se dedica a seguir el noveno arte, el Artist Alley fue nuestro centro de acción. Estar junto a artistas que uno admira como Tim Sale, Terry Moore, Klaus Janson, Adi Granov, conocer en persona nombres como Dustin Nguyen, Greg Pak, Sara Pichelli, Ant Lucia y Dan Parent, reencontrarse con James O’Barr, Will Conrad, Michael Golden o David Lloyd o ver al chileno Amancay Nahuelpan dando la cara en el recinto, entre tantos otros talentos, lo hace algo fantástico.

Es un cliché, pero tener reunidos a todos ellos en un solo lugar no es algo de todos los días y había que aprovecharlo.

Lo único malo de este sector era ver a todos aquellos que se hacen llamar “fanáticos” y que van con maletas y cajas llenas de cómics para que los artistas y guionistas firmen, solo para ir a una sala que queda en el mismo recinto a preguntar “¿cuánto vale este cómic ahora?” y ponerlo a la venta. Nada más ni nada menos.

Y si salimos, ahí estaban los gigantescos letreros e iluminaciones que nos sorprendían, ya sean letreros de Nelson & Murdock, mensajes dirigidos a Jessica Jones, una Supergirl que volaba en frente a un edificio gracias a un proyector y muchos sinsajos de cara a la última entrega cinematográfica de Los Juegos del Hambre. Sí, el entorno al Javits Center estaba acorde al tono del evento.

Y con todo esto, creo que “perderse” es la mejor definición de lo sucedido entre el 8 y 11 de octubre pasado.

Podría seguir hablando de la NYCC, pero creo que lo anterior resume bien todo lo que se vivió. Y para seguir expandiendo la experiencia, en las próximas semanas les tendremos entrevistas exclusivas, adelantos y muestras de lo que fue nuestra visita a la décima edición. Así que estén atentos a nuestra extensa cobertura.

¿Estaremos en la edición de NYCC 2016 entre el 6 y 9 de octubre? Nunca se sabe, falta mucho para esa fecha aún. Pero es una idea que no se puede descartar.

NYCC_ETERNAUTAS_2

One comment

Perderse en New York Comic Con 2015 – Una reflexión

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *