SUICIDE SQUAD

Suicide Squad (2016) – Reseña

by • 5 Agosto 2016 • Comics, Portada, Viñetas en movimientoComments (0)5339

Había una vez un tiempo en que uno decía “qué buena la película” o “mala la película” y la vida seguía. Pero aquella época quedó atrás, pues ahora hay gente defendiendo una cinta como si ésta le perteneciera, realizando campañas contra sitios que no comparten su opinión y dando importancia a lo que realmente no es importante.

Es curioso que este fenómeno haya quedado totalmente de manifiesto con Suicide Squad (Escuadrón Suicida), la nueva entrega del Universo Cohesionado de DC, una película inspirada en un cómic que muchos dicen conocer pero pocos leen o compran, o solamente se han acercado a las versiones más recientes y quizás ni les suene el nombre del guionista John Ostrander, quien entregó de las mejores historias del Task Force X y es el creador de la versión moderna del equipo, la que inspiró la película que ahora está en los cines.

El Suicide Squad es un grupo formado por villanos que realiza misiones de alto riesgo para el gobierno estadounidense, todo a cambio de reducir sus condenas. Si fracasan, las autoridades se lavan las manos y los culpan, y como la mayoría de los encargos eran sumamente peligrosos, no todos los miembros regresaban con vida.

En la cinta dirigida por David Ayer (Fury, End of Watch) la premisa se mantiene. Tras los eventos de Batman v. Superman, Amanda Waller (una soberbia Viola Davis) convence al gobierno de reunir a un grupo de villanos, “lo peor de lo peor”, para hacer “algo de bien”.

Bajo el mando de Rick Flag (Joel Kinnaman), el Task Force X formado por Deadshot (Will Smith), Harley Quinn (Margot Robbie), Capitán Boomerang (Jai Courtney), Diablo (Jay Hernandez), Killer Croc (Adewale Akinnuoye-Agbaje) y Slipknot (Adam Beach), todos internos de la penitenciaría Belle Reve, deben hacer frente a misiones secretas bajo la situación de “obedecer o morir”.

A ellos se suman Katana (Karen Fukuhara) y June Moone / Enchantress (Cara Delevingne), quien termina generando el desastre que obliga a activar a este equipo de operaciones especiales.

suicide-squad

La primera hora de esta película funciona bien, bastante, dándose el tiempo de presentar a los personajes y dejar en claro el tono de la historia, con flashbacks para darnos a conocer en qué estaba la mayoría de los protagonistas antes de terminar tras las rejas de Belle Reve.

Aquí también queda claro quiénes son los focos: Deadshot, con un Smith que sorprende y nos hace tragarnos todos los malos comentarios que podríamos haber tenido ante su elección como Floyd Lawton; Harley Quinn, donde Robbie se roba cada escena en la que aparece y eleva el nivel de lo que vemos en la pantalla; y Amanda Waller, quien hace honor al apodo que le tenían en los cómics antes de los ya desaparecidos Nuevos 52, “The Wall (el muro)”, una mujer despiadada, de fuerte presencia escénica y que tiene de las mejores líneas de la película.

Mientras que el resto de los personajes tiene poca presencia, nulo desarrollo y menores momentos para lucirse. De hecho, Killer Croc se merecía más que lo que finalmente tuvo de escenas.

En la segunda mitad de la película empiezan los problemas, al sentarse los villanos de la historia, que son terribles, genéricos y sin fuerza dramática, especialmente al tener a una “actriz” que realmente no da el ancho.

En este punto la historia empieza a desarmarse, la premisa pierde fuerza y las motivaciones de los personajes son casi nulas, al punto de preguntarse qué hacen algunos de ellos aún ahí. No hay nada que realmente los lleve a ese punto ni algo que los impulse de verdad cumplir la misión, mientras unos personajes están porque tienen que estar, porque estaban en el afiche, no por una justificación en la historia. Son villanos, pero tienen que salvar el día. Punto.

Screen-Shot-2016-07-29-at-9.07.28-AM-e1469810054541

El último tercio de la película no solo es un desorden narrativo, sino que también visual. El espectador realmente no tiene idea qué es lo que está pasando en escena, qué es lo que hace cada quien, hasta que finalmente todo termina tan rápido y de una forma tan simple que nos cuestionamos incluso el mismo potencial de la amenaza que enfrentaban.

Y respecto al Joker de Jared Leto, hay que destacar que el actor nos entrega una interpretación muy diferente a lo que hemos visto en pantalla. Con una actitud gansteril, ruidos extraños y vestimenta estrafalaria, es un matón enamorado que durante toda la película está tratando de recuperar a la mujer que ama. Sí, eso es todo. Si sacamos el metraje correspondiente a él, la historia no es afectada en nada.

Este nuevo Joker no me molestó y estoy atento a verlo en otra película, pues en Suicide Squad era un adorno. Algo que, en todo caso, se veía venir.

Con todo eso, la película no aburre y es superior -no por mucho- a lo que fue Batman v. Superman, con más acción, algo de humor y un montaje más dinámico. Pero eso no la salva de ser una cinta que va de más a menos. Tanto que ni la secuencia extra que aparece en los créditos finales ni los cameos generan el entusiasmo que deberían.

Suicide-Squad-team-photo

Es tiempo de aceptar, en una temporada que ha sido baja en la calidad de las superproducciones, que este tipo de películas solo están hechas para recaudar dinero a toda costa, especialmente en este caso tras la mala recepción que tuvo Batman v. Superman.

Esto lleva a producciones aceleradas, ediciones realizadas por empresas que hacen tráilers, ejecutivos ansiosos en proteger sus marcas y realizadores presionados, todos elementos que terminan generando películas que simplemente no son buenas. 

Pese a ello, dudo que Suicide Squad no logre una buena recaudación pues el envoltorio es bonito y les será fácil de vender. Así es el negocio y siempre habrá fanáticos que defiendan el producto. Siempre, aunque puedan estar muy equivocados.

Al final, uno siente gusto por ver en pantalla al Task Force X, algo que sinceramente no esperábamos considerando que no es una marca fuerte dentro de DC, pero el resultado no le hace justicia. Mejor agradecer que gracias a producciones como ésta se reeditan cómics que tengan el título para aprovechar el impulso y es una buena excusa para leer -o releer- lo que escribió Ostrander. Buenos tiempos aquellos para el Escuadrón Suicida.

Otros artículos:

Lee Bermejo en el nuevo arte promocional de 'Before Watchmen'
Disney confirma regreso de Joss Whedon a The Avengers 2 como director y guionista
Unlimited publicará colección de Alan Moore con V for Vendetta y Swamp Thing
Pin It

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *