El árabe del futuro: narrar la crueldad desde la inocencia – Reseña

by • 10 Noviembre 2016 • Comics, Portada, Sin capaComments (0)757

Al escribir “Siria” en el buscador de Google, los resultados que éste arroja son nefastos; más del 80 por ciento contienen la palabra “guerra”. Y es que un gran porcentaje de las noticias relacionadas con Oriente Medio son de connotación negativa. Las fuerzas militares han hundido tanto a esta región, que la maldad, ahora, se asume con naturalidad.

Tiene sentido hablar de El árabe del futuro en un clima de constante tensión. Se espera que el sentido se esfume, porque eso indicaría que por fin la guerra civil en Siria terminó. A medida que los años pasan, más hechos se suman a la historia de este país, tornándose difuso el origen del mal.

Riad Sattouf, con mucha sutileza, se adentra en Francia, Libia  y, particularmente, Siria. Este nombre, quizás, genere ruido en los  asiduos lectores de cómics independientes. Por si la memoria les falló, el francés de sangre siria trabajó durante 10 años para el semanario satírico, Charlie Hebdo, aportando con una tira semanal llamada  La vida secreta de los jóvenes (2004-2014). 

Compilación del semanario "La vida secreta de los jóvenes".

Compilación del semanario “La vida secreta de los jóvenes”.

El árabe del futuro no es sino su obra despegue. Dicho cómic, publicado el año 2014 por la editorial Allary Éditions y celebrado por el mismo autor luego de recibir el Fauve d’Or en la 42ª edición del Festival Internacional de Cómic de Angulema, narra en orden lineal las peripecias de la familia Sattouf en Oriente Medio. La aparición de Francia en las viñetas no es frecuente. De hecho, es introducida en el relato solo para conectar vivencias. Por ejemplo, en las primeras páginas es necesaria su mención, pues es en La Sorbona donde el padre de Riad, Abdel- Razak, conoce a quien será más tarde su esposa, Clémentine. 

No sólo por la ilustración de Hafez Al-Asad el lector se percata que Riad se encuentran en territorio sirio, sino también por la diferenciación de colores.

No solo por la ilustración de Hafez Al-Asad el lector se percata que Riad se encuentran en territorio sirio, sino también por la diferenciación de colores.

Los dibujos de Sattouf se podrían tachar de simples (pero no por eso dejan de ser magistrales);  de trazos claros, marcados por el uso de de colores pasteles y fuertes contrastes de blanco y negro. Ningún elemento está puesto al azar. Así pues; Libia es representada por el color amarillo, debido a la tonalidad y luminosidad de su arena; Francia por el azul, en honor a la costa bretona; y Siria por el rosa, color que se asemeja a la tierra rojiza de dicho lugar. 

Si esta novela gráfica buscase un lugar entre otras de su especie, seguro terminaría ubicada entre Reportajes, de Joe Sacco, y Persépolis, de Marjane Satrapi. Sí, justo en medio. No es de extrañar que la posición del  segundón sea estratégica; roba un poco de los dos mundo y, posteriormente, los fusiona para crear algo equilibrado pero potente. En este caso, Sattouf narra desde la mirada de Satrapi e informa con la agudeza de Sacco. Así pues, a través de las viñetas, se va presentando un considerable volumen información que, sin embargo, nunca bordea la densidad, debido a que los dibujos se presentan ante el lector de manera ligera y agradable.

Sattouf suaviza la información hasta el punto de despertar interés en el lector sin generar tedio en el camino.

Sattouf distribuye de tal manera la información, que el lector no siente tedio mientras avanza en su lectura.

Este cómic es, sin duda alguna, ideal para quienes deseen saber y, sobre todo, sentir en la piel las penurias que aquejaron a los habitantes de Oriente Medio.

Compañero de piso de Riad, jugando con un arma, como si de un juego se tratase.

Compañero de piso de Riad, jugando con un arma.

La pérdida prematura de la inocencia, la segregación, el racismo, la exacerbación ideológica, la censura y la violencia son temas recurrentes tanto en la Libia de Gadafi, como en la Siria de Háfez el-Ásad, y son expuestos de manera bastante clara en esta obra autobiográfica. 

Está de sobra decir que la segunda parte de esta trilogía, publicada el año 2015 por la editorial Salamandra, merece la atención del lector, pues se adentra en el corazón de Siria. De todas maneras, el final del primer tomo es tan fenomenal y trepidante, que ganas de leer el siguiente número no faltan (todos quieren saber qué sucederá con el pequeño Riad y cómo será su primer día de colegio). El tercer y último volumen, vale decir, aún no tiene fecha de lanzamiento.

Otros artículos:

Nuevo video promocional de Ghost Rider
Más afiches de El Hobbit: Un viaje inesperado
San Netflix: se vienen las series de Daredevil, Luke Cage, Iron Fist, Jessica Jones y The Defenders
Pin It

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *