ROADSTORY_BANNER

Gonzalo Martínez a 10 años de Road Story: “Las grandes editoriales entendieron que se podía publicar historieta”

by • 2 Noviembre 2017 • Comics, Destacados, PortadaComments (0)7530

Simón siente que todo lo que le ocurre es un paréntesis: Se divorció, estafó a la empresa de su padre, quedó en volver y no volvió. Ahora se dedica a recorrer el sur de EE.UU. en un auto alquilado. En el camino conoce a Adriana, una boliviana ‘made in USA’ que compartirá la sensación de pérdida y vacuidad que lo invade“.

Con esa sinopsis se presentaba hace 10 años, específicamente el miércoles 31 de octubre de 2007, el cómic Road Story, adaptación al cómic de un cuento del escritor Alberto Fuguet que realizó Gonzalo Martínez (Alex Nemo y la hermandad del Nautilus, Mocha Dick, Ozópolis).

Más allá de que sea considerada por algunos como “la primera novela gráfica chilena”, lo cual puede ser bastante discutible, esta obra marcó un hito al tener una editorial importante como Alfaguara apostando por el formato. Lo que en esos años era una rareza, hoy vemos a editoriales grandes como Penguin Random House, Planeta y Santillana publicando cómics en Chile con la misma difusión e importancia que los libros tradicionales y con ediciones de gran calidad.

En conversación con Los Eternautas, Martínez reflexiona sobre la década que ha pasado desde que presentó esta novela gráfica en la Feria del Libro de Santiago (Filsa) de 2007 y reconoce que esta publicación, literalmente, le cambió la vida.

Hacer Road Story y finalmente publicarlo fue, personalmente, un hito súper importante en mi carrera“, afirmó el dibujante.

3333

“Un día como hoy, hace 10 años”, escribía Martínez el pasado miércoles en sus redes sociales.

Martínez recuerda que, a esa fecha, llevaba unos 20 años trabajando en historieta con trabajos en Bandido, Ácido y la tira Horacio y el Profesor para el diario El Mercurio, además de algunos trabajos en Estados Unidos, pero “no sentía que me había graduado de historietista“.

Pero cuando adaptó el cuento homónimo de Fuguet, publicado originalmente en el libro Cortos de 2004, “sentí que me titulé de historietista. Sentí que por fin había hecho algo, independiente de lo que opinara el resto, independiente de que lo encontraran bueno o malo, sentí que había conseguido un cambio grande en mi forma de ver la historieta, de ver la narración, de abordar un proyecto complejo”.

Complejo, para Martínez, porque el cuento es un slice of life donde no hay superhéroes, no hay secuencias de acción y, en términos de movimiento, “no pasa nada”, por lo que “cuando me di cuenta que había conseguido hacerlo, siento que puedo hacer historieta, que puedo abordar distintos tipos de historia haciendo historieta. Como narrador, para mí fue súper importante“.

“Tengo la fortuna que todos los libros que he hecho, desde Road Story, son todos libros que yo quise hacer. Saber que todo lo que hago es mío y viene de lo que yo quiero hacer, partió por Road Story”, confesó el dibujante de Quique Hache Detective.

Fuguet y Martínez, en visión del dibujante.

Fuguet y Martínez, en visión del dibujante.

“Me ayudó a ampliar mi visión de la narración

El artista afirmó que fue un aprendizaje trabajar con Fuguet en la adaptación, pues el escritor también es cineasta y “me ayudó a ampliar mi visión de la narración“, recordando una anécdota que se dio durante el proceso: “En algunas partes había puesto unas onomatopeyas. Tuve libertad, pero igual quería conversar con Alberto y estaba súper atento a sus comentarios. Él me dijo ‘Quítale la onomatopeya’. Me di cuenta que en este tipo de historia, en especial, la onomatopeya desviaba la narrativa para otro lado“.

Pero no todo fue grato para Martínez, pues cuando dijo que iba a realizar Road Story para Alfaguara hubo gente que lo llamaba con preocupación, pidiéndole que “no me metiera en una cosa así, que no lo hiciera”.

‘No lo hagas, te van a cagar, te están cagando, no te metas con las editoriales grandes’, eran algunas de las frases que Martínez recibió durante el proceso, pero finalmente la obra se concretó y el dibujante rescató que Road Story “le dijo al mundo editorial chileno: ‘Ojo, estas cosas se pueden hacer y se pueden hacer dignamente'”.

ee

“Sentí que había conseguido un cambio grande en mi forma de ver la historieta, de ver la narración, de abordar un proyecto complejo”, declaró Martínez.

“No hay un solo tipo de historieta y eso es maravilloso

“En Sudamérica no hay tantas editoriales tradicionales de literatura publicando historieta. No es normal. Si miras en Argentina, por ejemplo, editoriales como Planeta o Random House o Santillana no publican historieta”, indicó Martínez.

Para el dibujante, Road Story ayudó a dejar el camino para que “las grandes casas editoriales entendieran que se podía publicar historieta y que podía ser digna, porque le tenían ese miedo a la historia. Se podía hacer historieta y no morir en el intento“.

Ahora está lleno y de distinta onda. No hay un solo tipo de historieta, hay distintas tendencias y eso es súper bonito. La gente no está haciendo el mismo tipo de historieta y eso es maravilloso“, expresó Martínez.

Diez años de Road Story que se celebran con más de una decena de cómics chilenos publicados por editoriales grandes e independientes solo entre octubre y noviembre y donde, quién sabe, la obra podría merecer una reedición por su décimo aniversario.

Otros artículos:

Bat-Cat: Adorablemente desquiciante
Doctor Strange (2016) – Reseña
No, Batman no es un metahumano
Pin It

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *