justice-league-movie-header

¿Es la Liga de la Justicia un paso adelante o un retroceso para el Universo fílmico DC?

by • 25 Diciembre 2017 • Destacados, Portada, Viñetas en movimientoComments (0)59788

Hace un buen rato que tenía ganas de discutir la Liga de la Justicia, pero las obligaciones de mi alter-ego me lo impedían. Así que aquí vamos y advierto desde ya que conviene leas este texto una vez que hayas visto la película. Ciertamente cada vez que aparece una nueva cinta del Universo DC reina la incertidumbre. Con el Universo Marvel, que cumplirá pronto su décimo año, uno va medianamente a la segura. Entretención asegurada, con una historia decente, medianamente familiar, acompañados de buenos efectos especiales y con una consistencia lo suficientemente sólida como para que quedemos tranquilos con esa macro trama que se desarrolla de fondo y que tendrá un cierre en 2018. Con las adaptaciones de la casa de Superman no es así. Tuvo un comienzo regular con Man of Steel (2013. Snyder), pasando luego por la muy mediocre Batman v Superman (2016. Snyder), tocamos fondo en términos argumentales al encontrarnos con Escuadrón Suicida (2016. Ayer), un filme tan horrible que me hizo dudar si el DCEU (Universo Extendido DC) tenía realmente algún tipo de futuro. Entonces aparece Wonder Woman (2017. Jenkins), que sin ser una película perfecta, con un final que podría haber sido muchísimo mejor y más significativo sin la aparición de Ares, resultó ser un filme sólido, tanto en crítica como en taquilla, que congeniaba una narrativa bien concebida, consistente (salvo en el final, repito), con una técnica de excelente factura, una protagonista potente y una directora que realmente supo trabajar bien el material que la personaje le brindaba. Junto a lo anterior el filme es actual, y se abandera como una historia que busca la reivindicación de lo femenino, algo que hace mucho eco con muchas personas hoy por hoy. Y ahora llegamos a la Liga de la Justicia, una película que muchos soñábamos con ver desde niños, que siempre estuvo en el aire como esa cinta imposible de realizar y que hoy aparece nuevamente con críticas desfavorables, férreamente defendida por una serie de fans que se han tomado como una gesta personal aprobar y escudar todo lo DC que huela a Zack Snyder, pero que hoy al parecer no logran rescatarla de lo único que al estudio le interesa,una taquilla mediocre.

Pero es realmente la Liga de la Justicia un fracaso, o el filme está pagando culpas de otras cintas que no lograron llenar las expectativas del público. Pues siga leyendo y luego me dice qué opina usted. ESTE TEXTO CONTIENE SPOILERS!!!!!

El filme lógicamente narra la creación del equipo superheroico (en el mundo de las viñetas), tomando la idea establecida en los New 52, dónde veíamos a los héroes DC unidos bajo la amenaza de una invasión de Apokolips, con algunas divergencias como la configuración del equipo, cambiando en particular el personaje de Linterna Verde, sumamente perjudicado por el filme de 2011, por el de Cyborg, con también la idea de brindar diversidad racial a la formación. Además no es Darkseid el villano principal, sino un olvidable Steppenwolf que se transforma en una amenaza suficiente para justificar la alianza, y que su falta de profundidad es motivo de críticas pero que a mí me parece necesaria considerando la cantidad de personajes que protagonizan el filme, donde tres de ellos además se presentan en esta narrativa por primera vez, por tanto tener un villano demasiado profundo hubiese recargado la narración demasiado, y los personajes se habrían perdido aún más.

Aquaman, Wonder Woman y Cyborg (WB)

Aquaman, Wonder Woman y Cyborg (WB)

El filme, como bien saben tuvo dos directores. Comenzó el proceso Zack Snyder, quién ha sido la gran fuerza creativa tras este universo. Snyder es un director que le da gran importancia a los detalles, las referencias y a la estética de la imagen, muchas veces siendo capaz de generar secuencias de combate sensacionales, que nos lleva a asombrarnos de las proezas de los personajes, que vemos en detalle, pero que en esa obsesión pierde el camino en términos de lo que más importa, la historia. Esto ha sido uno de los grandes problemas de esta apuesta, los críticos no han perdonado lo inconsistentes que han sido los plot ( tramas) de los largometrajes, con historias que a ratos utilizan recursos facilistas para resolver situaciones complejas(ejemplo de eso es el uso de Lois Lane en Man of Steel), y en otras ocasiones intenta abarcar y abrir muchísimas aristas que es imposible desarrollar en una sola cinta, terminando no necesariamente por confundir pero sí por aburrir, al uno sentir que está viendo al menos media hora innecesaria de película, como lo que ocurre en Batman v Superman. Pues este director era el que rodó gran parte de Liga de la Justicia, hasta que por motivos personales tuvo que abandonar la producción y ser reemplazado por Joss Whedon, cineasta que incursionó en el Universo Marvel dirigiendo la muy buena Los Vengadores, quién tomó este material y le dio un giro que era necesario, pero que ocasionó un problema de tono con lo que venía desarrollando Snyder, y que se nota en el filme.

Hablemos del tono

Zack Snyder (fotografía por Gage Skidmore)

Zack Snyder (fotografía por Gage Skidmore)

El tono de una historia es el traspaso de una cierta emocionalidad del autor en el relato. Es una atmósfera que determina la emoción general de la historia, que habla mucho de en este caso el director del filme. Cuando vemos los filmes de Snyder podemos encontrar un tono sumamente marcado. Este cineasta se caracteriza por brindar una cierta oscuridad a sus películas, a través de una sobre estilización de la fotografía y edición, Snyder siempre busca generar filmes dramáticos, con una violencia estilizada, pero que lamentablemente también reflejan una inmadurez propia del artista. Snyder es como un adolescente nerd con músculos. Le interesan las referencias de sobremanera, que el nerd duro diga “oh, esto lo entiendo y no mucha gente lo entiende, está hecho para mí y entonces está bien pensado”; además busca que sus bien planeadas secuencias de acción se vean en todo detalle con el abuso de cámaras lentas, las cuáles además utiliza para resaltar cualquier momento dramático de la historia. El problema con esto es que estamos en un género rápido, de acción, donde no todo necesita estar en slow mo y la sobre explotación del recurso termina por volverlo irrelevante y disminuye innecesariamente el ritmo del relato. Junto a lo anterior los personajes de Snyder son todos torturados. Su Superman es un emo alienígena atormentado por las figuras de sus padres, ambos fallecidos, que determinan su existencia. El Batman de Snyder es un psicótico obsesionado con la muerte del emo volador, que no tiene contemplaciones al momento de matar. Es cierto eso sí que es un Batman envejecido, probablemente marcado por la pérdida de Robin, pero ahí entra otro vicio de Snyder, el artista no ha sido capaz, al menos en el universo DC, de crear relatos autocontenidos, siempre hay referencias de lo que fue y lo que vendrá, lo que limita la experiencia de una audiencia no ávida del cómic, que , lo siento fanboys, es la mayoría de las personas que van a ver estas películas.

Joss Wheodn (fotografía por Gage Skidmore)

Joss Wheodn (fotografía por Gage Skidmore)

Entonces ya entendemos el tono de Snyder y hacia dónde iba JL, pero de repente aparece Whedon al otro lado del espectro, siendo un director que le gusta entretener, que valora la diversión por sobre el drama, y que si bien ha trabajado incluso con historias de vampiros, siempre ha sido desde una perspectiva alejada del terror. Pues este director llega y con la filmación de nuevas secuencias y con una edición menos sobre estilizada, más lineal, termina llevando a Justice League a un tono más liviano, de aventura, un paso más cercano a lo que realizó Jenkins con Wonder Woman, alejándose del camino de Snyder. Otro punto de divergencia son las duraciones. Zack goza con desarrollar películas largas, de alrededor de tres horas, por esa obsesión con abarcar demasiado en sus relatos. Whedon busca la eficiencia, mantener el relato en movimiento, entretener, es por esto que muchas veces la Liga de la Justicia se siente un tanto incompleta, no fue concebida para las dos horas que dura, pero eso no significa que estuviera bien concebida. Igual hay que indicar que en los procesos de cualquier película se filma mucho más material que el utilizado, y constantemente se están eliminando secuencias que terminan por ser innecesarias en el marco de la trama principal.

Entonces tenemos una cinta con dos tonos distintos, y con una duración un tanto forzada al ser pensada de otra forma, pero que siento es la idea correcta. Yo no creo que Whedon llega a arruinar una buena cinta, estoy convencido que transforma una potencial mala película en una disfrutable.

Y cómo andan los héroes

Éste si para mí es definitivamente un paso en la dirección correcta…en la mayoría de los casos. Wonder Woman  (Gal Gadot) sigue la línea de Jenkins, y en este caso sí siento que eso tiene mucho que ver con la llegada de Whedon. Me basta observar los trajes de las amazonas que ahora andaban de bikini, y esa idea que daba vuelta en el aire de un romance entre la princesa y el orejudo para creer que el personaje se hubiese desperfilado bajo la dirección de Snyder, pero creo que Joss fue capaz de generar una consistencia que se valora y que permite que lo logrado en el primer filme de la amazona no se diluya en este nuevo relato. La heroína funciona como una líder, algo apropiado además considerando que es un guerrera, lejos la más poderosa de esta alineación (sin considerar al Queso Azul), y la que proyecta más carisma.

Por el lado de Bats es agradable volver a ver al Señor de la Noche como un paladín de la justicia y no como un psicópata. El Batman de BvS es en realidad el Punisher, y más allá de lo mucho que los Snyderistas vociferen que su actuar se justificaba, ese personaje no es el que vemos en el cómic. Batman no mata señoritas y señores, es una de sus premisas principales, y las ocasiones que lo ha hecho ha sido en situaciones extremas, donde no hay otra salida, a diferencia del filme anterior donde volaba autos llenos de secuaces sin ninguna contemplación. Acá vemos un Batman más tranquilo, con cuotas de humor, donde honestamente siento que a ratos Affleck quedó corto al tener que llevar una interpretación que conllevaba más diálogo y un tono menos intenso que en BvS, pero que sumando y restando creo que es un rescate hacia un personaje que se supone defiende los ideales de la justicia y el heroísmo, sin estar exento de dilemas éticos. El hecho de resucitar a Superman es la gran prueba de ello, y la forma en que esa secuencia se resuelve demuestra una Batman más reflexivo que el enajenado de la película que lo enfrentaba la azuloso.

"Me da rabia porque sólo me utilizan".

“Me da rabia porque sólo me utilizan”.

Donde vemos serios problemas es en Cyborg y Aquaman. El primero nunca termina de configurarse como personaje. Sus motivaciones nunca están del todo claras, sabemos que sufre rescatando el arquetipo del monstruo de Frankenstein, pero la exploración de Vic (Ray Fisher) se resume a una escena donde conversa con su padre y luego de eso siempre es utilizado más como una navaja suiza que como un héroe por mérito propio. Cyborg es el comodín que siempre sabe como resolver las situaciones, debido a su conexión con la tecnología de la Caja Madre. Estamos perdiendo la pelea, “yo hackeo el batialgo” que era esa nave que vemos en el primer enfrentamiento del grupo con el general de Darkseid; cómo ubicamos a Steppenwolf, “hey, yo puedo hacerlo,…pero me va a costar”, qué hacemos para detener el proceso que significará la destrucción del planeta, “oye se me ocurre algo, pero necesito ayuda”. Cyborg es utilizado una y otra vez como una enciclopedia mágica que lamentablemente no solo opaca cualquier intención de explorar la humanidad del personaje, sino también limita a Batman en una labor que debería ser de él, la de estratega. Por otra parte y es aquí dónde no logro entender algunas decisiones, Arthur Curry, más conocido como Aquaman (Jason Momoa) se queda muy corto en el relato. No pasa de ser un cabecita de músculo que es muy rudo pero que revisando sus acciones en la cinta, es completamente intrascendente. No hay nada que Aquaman realice que tenga importancia en el relato, y su única función, la de ser un tanque del grupo, se ve eclipsada con la llegada de esa bomba atómica que es Superman. Por qué me parece raro esto, porque para el 2018 la cinta que se viene es la del híbrido humano-atlante y la verdad con lo visto en Justice League no me genera expectativas ir a verla. Si uno revisa Civil War, es Spider-man el gran personaje que se roba la cinta, y luego de esto vino su película Homecoming, hay una lógica que se pierde en el filme de WB y que debería ser estratégica si su intención es crear un universo cinematográfico. Una buena idea sería pasar de Aquaman, dejarlo para más adelante y centrarse en una cinta del gran personaje del filme, Flash.

JUSTICE LEAGUE - Official Heroes Trailer -- Pictured: Aquaman (screen grab) CR: Warner Bros. Pictures

Aquaman en Justice League (WB)

 

Y es que Flash es el gran nuevo talento, aunque no es Barry Allen. El personaje que vimos en Justice League es más cercano a un Wally West, o al Quicksilver que hemos visto en los X-Men de la Fox, esto debido a que Justice League de alguna forma funciona como historia de origen del personaje. Un héroe joven, inmaduro, que se ve involucrado en un conflicto mucho mayor al de sus capacidades, pero que finalmente se transforma en una parte fundamental de la acción. Flash además funciona como comic relief, sus intervenciones destensionan momentos y sirven para que la historia avance. La estética que lo rodea debe ser de las mejores logradas en un filme que sufre por muchos efectos especiales que dejan bastante que desear, independiente del ya comentado bigote de Supes, pero que en este caso es llamativa y bien resulta, con la representación de cómo el movimiento del superhéroe altera el ambiente a su alrededor. Además es interesante la idea de Snyder que Flash más que correr, patina sobre la Speed Force, cosa que se ve evidenciaba con el tipo de movimiento que el personaje realiza cuando está llevando adelante sus proezas. Junto con todo lo anterior ese momento que comparte con Supes cuando éste último es traído de vuelta a la vida es el mejor de la cinta, y una secuencia inolvidable para la audiencia. Al final el joven Allen es encausado en el camino clásico del velocista que vemos en el cómic, lo que la verdad no molesta gracias a que el héroe está tan bien escrito y Ezra Miller ofrece un muy buen retrato de este personaje.

" Soy lo mejor"

” Soy lo mejor”

 

Eso por el lado de los héroes, por el del villano simplemente complementar lo que ya discutimos. Steppenwolf carece de profundidad, sus motivaciones son vacías y su historia se explica con la típica secuencia de exposición, un relato acompañado por imágenes. Aunque el principal problema es que el oriundo de Apokolips se vuelve intrascendente cuando Superman decide unirse a la batalla. La diferencia de poder entre el kryptoniano y el cornudo monstruo son evidentes desde el momento uno y la verdad la cinta se siente resuelta una vez que el hijo de Jor-El se presenta, jugando esto muy en contra de la tensión del filme. Cuento aparte es la mala calidad del CGI de Steppenwolf, al punto que cuando se ven cara a cara con Clark, parece un pantallazo sacado del juego Injustice, referencia dirán algunos, mal trabajo digo yo. Para cerrar este punto es bueno agrgar que las cintas previas también juegan en contra ¿del desarrollo del villano en JL. En Man of Steel el desafío fue tal que Superman se tuvo que liar con un grupo de seres más o menos con sus mismas capacidades en una batalla épica que lo llevó al punto de tener que matar. En el segundo filme, Snyder y su necesidad de llevar las cosas al extremo, no sólo en términos estéticos sino también argumentales, puso en pantalla a Luthor y luego a Doomsday, este último bien pudo haber servido para cerrar un primer ciclo del Universo DC como hoy Marvel lo hace con Thanos, pero se utilizó malamente en la segunda película y solo al final de ésta. Este monstruoso ser es un villano colosal, de lo más poderoso en DC Comics y acá no pasa de llenar un momento en un filme mediocre, el que termina con la muerte del principal héroe, nuevamente signo de ese apresuramiento insensato en que Snyder tiende a caer. Es complicado entonces seguir escalando la amenaza, el primer filme nos muestra a Supes matando y el segundo nos lo muestra muriendo, entonces se vuelve complejo decidir dónde ir desde allí considerando lo que ya ha ocurrido, y en este filme esto se notó a cabalidad.

Defectos especiales

Creo que uno de los principales problemas de JL son sus efectos visuales. Más que conocida es la polémica del bigote de Cavill que obligó a Warner a intentar borrar digitalmente el mostacho porno que el actor se había dejado crecer para Misión Imposible 6, esto debido a la negativa de Paramount de utilizar un bigote falso que hubiese sido lo lógico. El resultado a ratos termina siendo sumamente mediocre, Cavill parece una caricatura y se transforma en un distractor que perjudica la experiencia de ver la cinta. Pero también tenemos problemas con los CGI, algo que veníamos viendo desde BvS con un Doomsday que dejó bastante que desear, más cercano al troll de las cavernas de la trilogía de El Señor de los Anillos que al personaje creado por el equipo de La Muerte de Superman, Dan Jurgens, Louise Simonson, Jerry Ordway, Brett Breeding y Roger Stern. Acá es Steppenwolf el que no tiene una estética verosímil, ni los parademonios la verdad, que pasan frenéticamente de un lado al otro de la pantalla, siempre en entornos oscuros o rodeados de un cielo magenta que dificulta verlos en plenitud. Si bien lógicamente no son efectos reproducibles por nuestro incipiente cine, uno espera que en una superproducción como ésta, donde este tipo de elementos son fundamentales a la hora de vender la experiencia, lo que vemos sea de un mejor nivel que el que presenciamos.

Ahora, dicho esto, las escenas de acción son muy disfrutables, la secuencia con la que se presenta Wonder Woman es espectacular y también disfruté mucho del enfrentamiento que tiene Batman al principio del filme. En general la acción es más entretenida que los filmes anteriores, y la posibilidad al fin de ver lo que ocurre en “cámara normal”, no lenta, nos permite realmente apreciar la velocidad y el poder de los personajes en pantalla. Otro aporte de Whedon.

La Trama

justie-leagueJustice League sufre de decisiones pasadas y logra un plot decente considerando el material base con el que contaba. Desde el comienzo en el Universo fílmico DC se han tomado decisiones en términos de guión que son al menos discutibles. En Man of Steel el plot principal funcionaba bastante bien en términos que justifica el surgimiento de Superman, pero lo extremista de las secuencias finales, con una Metrópolis devastada por el enfrentamiento entre los kryptonianos desperfilan completamente la figura del héroe que debería ser un inspiración. Esto sin tomar en cuenta el asesinato que vemos al final. Y el principal problema de acá es que es un pésimo precedente, si vemos un ser con el poder de Superman, que es capaz de matar, entonces no existen límites éticos para ejercer su poder, por tanto limitas los conflictos internos que el héroe va a tener a futuro en nuevas entregas y también llevas al personaje al extremo en su primera cinta, qué queda para después. Además teníamos el personaje de Lois Lane que funcionaba como un comodín que vuelve a ser utilizado de mala manera en Batman v Superman para evitar que Bats termine por matar la azuloso y que en este filme al fin aparece con una justificación, con sentido, y no como un aporte que aparece de la nada para solucionar momentos insolucionables. En Hombre de Acero Lois es raptada porque sí, y termina por dar la solución de cómo detener la gran arma kryptoniana, en BvS llega en el momento justo para evitar que Wayne empale a Kent, pero en Justice League la periodista es el último recurso de Batman, un as bajo la manga que significaba poner en riesgo la vida de la mujer, esto explica por qué no aparece desde el comienzo, pero que denota un entendimiento por parte del orejudo de lo peligroso que era resucitar a esta cuasi dios y cómo funciona la psiquis de éste. Al fin Lois funciona como recurso sólido y bien tramado por parte del murciélago.

Entonces JL lidia con problemas de filmes anteriores y la verdad se maneja bastante bien alrededor de ellos. Es una trama sencilla, con un norte claro, sin secuencias inútiles que referencian pasados y futuros que no aportan al desarrollo del conflicto central, que sufre eso sí con la vuelta de Superman porque es demasiado poderoso respecto del villano (lo que no deja de parecerme una decisión extraña, repito), pero que es entretenida, fácil de ver y dinámica. Es como una cinta de domingo por la tarde, más familiar que las anteriores, menos hermética, que en teoría debería haber llegado a un público mayor, pero que al tener filmes tan mediocres que la preceden, termina pagando con baja taquilla el estar inserta en un universo cinematográfico que ha tenido más problemas que aciertos.

-"Igual está largo el texto". La Liga apreciando nuestra reseña (WB)

-“Igual está largo el texto”.
La Liga apreciando nuestra reseña (WB)

Palabras al cierre

Justice League es un paso en la dirección correcta. Tiene problemas y no son menores pero es bastante superior a lo realizado antes por Snyder y Ayer, no es mejor eso sí que Wonder Woman pero Whedon supo rescatar el enfoque adecuado que Jenkins marcó en su cinta de la amazona. Es una cinta entretenida, con una buena duración, se siente eso sí la mano de los dos directores, no en forma de diálogo, como sería ideal, sino como una pulsada donde cada uno intenta imponer su visión. Es cierto que Snyder estuvo detrás de gran parte del rodaje, pero se nota mucho la visión artística de Whedon en la edición. Honestamente creo que la llegada de este director mejoró un filme que una vez más habría sido extremadamente largo y pretencioso, logrando entregar una película que hace honor a la idea de entretener a través de una gran aventura a su audiencia. Es sumamente lamentable que la taquilla no esté acompañando, porque al final eso es lo único que le interesa al estudio. Estúpido me parecería sacar el filme The Batman fuera del canon del Universo DC. Creo que sí se podría experimentar con otro actor para el Señor de la Noche considerando que el que vemos es uno envejecido, o sea hay potencial para explorar qué ocurrió con Bats para haber llegado a transformarse en ese ser amargado que vemos en BvS. El DCEU ha estado en un mal pie desde el primer estreno y la visión artística que ha guiado el camino claramente no ha sido adecuada. Por mí parte no creo para nada a los fanáticos de las conspiraciones que creen que Disney está detrás de las malas críticas, y esto porque he visto los filmes y muchos de ellos han sido mala películas. No es el caso de Justice League, que sin ser brillante cumple con su objetivo, y entrega un divertido relato de la unión de un grupo de seres extraordinarios en pos de un fin noble. Es de esperar que la secuela y lo que se viene esté libre de polémicas y sucesos que enlodan procesos creativos que bajo condiciones normales podrían entregar buenos resultados. Es de esperar también que el universo DC encuentre la persona que funcione como héroe y lo salve de la mediocridad, Jenkins ya marcó una dirección, Whedon ha seguido a través de ella y ha rescatado a la Liga, es hora de que llegue esa película que nos haga olvidar los fracasos y nos entregue lo que todos queremos, una buena representación del Universo DC en la gran pantalla.

 

 

 

Otros artículos:

Graciosa versión alternativa del póster de The Avengers
La colección de Batman de Unlimited continúa en quioscos con Victoria Oscura
Batman v Superman cambió su estreno y DC ya prepara nueve películas
Pin It

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *