Todos cometemos errores, es parte de la vida. En todos los aspectos y momentos debemos equivocarnos para aprender de ello, sacando lo mejor para poder salir adelante.

Por eso es que, desde 2011, uno espera finalizar la Comic Con Chile destacando lo positivo del evento anual y que se hayan dejado atrás las falencias pasadas, pero los aspectos negativos suelen imponerse año a año. Este 2018 no fue la excepción.

Las polémicas comenzaron temprano, meses antes del evento mismo, con artistas denunciando las altas tarifas (714 mil pesos chilenos IVA incluido) para poder tener un espacio dentro del Artist Alley del evento y con muchos de ellos decidiendo, finalmente, no participar.

Cabe recordar que el valor de esas mesas superaba a con creces a la Comic Con de Nueva York (NYCC) y a la más cercana Comic Con Experience (CCXP) de São Paulo, cuyos precios, a diferencia de la Comic Con Chile, son públicos.

Llegado el evento, hubo editoriales y autores que se sumaron a la actividad y prepararon sus novedades, instalándose en tres pasillos ubicados a un costado del centro de eventos Espacio Riesco, en un espacio más pequeño que en años anteriores. De hecho, algunos de estos expositores tuvieron que lidiar con la falta de espacio para instalar sus trabajos y obras, en stands pequeños y donde apenas podían moverse. “Agotadora” era la palabra que usaban para definir cada jornada.

Destacó negativamente el ver stands absolutamente vacíos, con nombres de autores y que finalmente eran usados por los asistentes para descansar.

Una postal de la Comic Con Chile 2018 durante la jornada del sábado… (Foto: Los Eternautas)

Estos eran los espacios correspondientes a artistas emergentes que, según señala el sitio del evento, son “gratuitos para decenas de potenciales artistas que buscan esa oportunidad de ser descubiertos” sólo para muestra de trabajos, no venta. ¿Por qué la mayor parte de estos estaban vacíos? Falta de coordinación, según denunciaron los propios artistas.

Pública ha sido la queja de Escapist Howl, quien ocupó su cuenta de Facebook para denunciar que sólo días antes del evento, el miércoles 9 de mayo, le avisaron de las “reglas para expositores” y sin claridad respecto a si había quedado, para luego descubrir el sábado pasado que había un stand vacío con su nombre en las dependencias de Espacio Riesco.

No voy a cancelar todos mis planes de días de anticipación para ponerme a correr en círculos para imprimir pendones o tarjetas de presentación sólo por la falta de organización de alguien más. Tantas cosas bonitas que hubiese hecho… Qué rabia“, escribió.

Si bien hubo actividades del cómic que se tomaron el escenario principal, destacando el lanzamiento de la historieta Caupolicán y Guardianes del Sur el sábado, hubo nula difusión de actividades relacionadas al noveno arte como el lanzamiento de Nieve, tercera entrega de la serie 45 RPM, que no estaba informado en la programación y se hizo en la sala destinada al Meet & Greet, por lo que los guardias pedían una pulsera especial para ingresar al espacio pese a no ser necesaria para esta actividad.

Pero los problemas no sólo afectaron a los artistas locales, sino que también a los invitados extranjeros del cómic. El argentino Eduardo Risso (100 Balas, Moonshine) tuvo una discusión pública en el mismo evento durante la tarde del sábado con el director de Comic Con Chile, Francisco Arqueros, para expresarle su molestia y sus quejas, dando cuenta del abandono en el que estaban en comparación con invitados del cine y la TV e, incluso, de no darles algo tan básico como alimentación a la hora de almuerzo.

Otra queja vino de las tiendas, que hicieron notar su molestia por algunos locales que vendían productos que no estaban licenciados (pirateados), mientras que algunos cosplayers -los cuales disminuyeron en esta edición- expresaron duras críticas a los premios que recibieron de parte de la organización.

Me dieron (por el segundo lugar en su categoría) una cajita amarilla con logos Comic Con que tenía: Una Kem Xtreme, una lata de Pap, una figura de Goku de 3 cm, un sticker de Thor de 4 cm, un antifaz de cartón de Chocman, un desodorante Axe. O sea, Comic Con no invierte en los premios, recorren las tiendas en busca de Cachureos y arman las ‘espectaculares cajitas amarillas’. La verdad lo considero una burla, una ofensa… ¿Nos gastamos más de 400.000 pesos (alrededor de 400 dólares) para ganar eso?“, expresó Leo Aguilera, que fue de Thanos al evento junto a un amigo que creó un traje de Hulkbuster.

Los problemas también afectaron a una invitada que, si bien nunca fue confirmada en el evento, expresó sus queja a través de sus redes sociales. La actriz Afshan Azad, que interpretó a “Padma Patil” en las películas de Harry Potter, reveló el viernes 11 de mayo que “debería estar en la Comicon en Chile este fin de semana, pero los organizadores fueron muy poco profesionales. ¡No creo que sepan cómo organizar un show!.

Y bien pública fue el viernes 11 de mayo la espera de casi dos horas que tuvieron padres con sus hijos para ver a Karol Sevilla, actriz de la serie Soy Luna de Disney Channel: Si bien debía aparecer en el escenario principal a las 20:00 horas, finalmente se presentó a las 21:50 horas.

Otro elemento a mencionar fueron las largas filas que se registraban en el patio de comidas, que si bien tenía decenas de locales, todos estos tenían largos tiempos de espera tanto para comprar como para recibir la comida. Esto ha sido una constante en el evento y sigue sin tener solución.

Al final, todos estos temas se resumen en dos problemas: Mala organización.

Una buena organización se encargaría de ver los errores pasados para evitar repetirlos al año siguiente, pero vemos que en la octava edición de la Comic Con Chile se reiteran y con mayor notoriedad. Si revisan el hashtag  en Twitter verán que los comentarios destacados son principalmente quejas y eso no habla bien del evento.

La versión de la organización

Desde la organización, a través de un comunicado, no comentaron estos problemas denunciados e informaron que “la convención del cómic más grande y sorprendente de Latinoamérica (sic) finalizó con éxito total” y que recibieron a más de 50 mil personas.

Al cierre del día, la productora del evento Vibra Marketing estaban convencidos de que este año, Comic Con Kem Xtreme se transformó en el mejor evento de la cultura pop, con imperdibles invitados nacionales e internacionales, concursos, campeonatos, exhibiciones y productos de colección exclusivos que jamás se habían visto en Chile, paneles abiertos para los asistentes, ademas de actividades adicionales como meet & greet, ruedas de fotografías y de autógrafos“, expresaron en el texto, sin dar cuenta de los hechos acusados.

Mientras que en conversación con Biobío Chile justificaron los altos precios del Artist Alley pues, aseguraron, se debe al alto flujo de personas que asisten los tres días, insistiendo en que “es la versión más exitosa que se realiza de la Comic Con en toda Latinoamérica” y apuntaron a que es responsabilidad de los artistas montar stands atractivos si desean vender.

Si tu stand es fome, si no le pones empeño, también es muy poco atractivo para la gente“, manifestaron al medio chileno.

Cabe aclarar lo de la versión más exitosa que se realiza de la Comic Con en toda Latinoamérica” es un título que corresponde a la CCXP de Brasil, pues en su última edición de 2017 reunió a 227.451 personas, –un dato que es público-, más de cuatro veces lo que sumó el evento chileno este año.

Año a año se espera que la Comic Con Chile suba el nivel y refleje lo que promete en lo que finalmente ofrece durante los días de evento, que sea serio y demuestre ser profesional en su organización y en el trato a sus invitados y asistentes.

Todavía es tiempo de mejorar, se puede aprender de los errores y sacar adelante un evento que tiene potencial, esperando que no siga cayendo en las mismas falencias que los participantes notan y están haciendo ver cada vez más.

10 Comments

Comic Con Chile 2018: No aprender de los errores

  1. la organización podría tomar como ejemplo lo que pasa con la feria pulsar (estacion mapocho), desde que se cambiaron de el GAM a la estación solo un año fue pésima su organización (la entrada fue gratis) la entrada tiene un precio accesible para los tres días que se realiza, los stand’s tienen un tamaño en el que el expositor puede moverse con comodidad. (se que no hay que mezclar peras con manzanas pero, si hay algo mejor trata de superarlo y si no puedes trata de igualarlo)

    Saludos
    Max

  2. Que tierno el último párrafo, pero me temo que esto no tiene arreglo. Si no han mejorado en todos estos años, dudo mucho que la próxima edición sea mejor. Y si es que hay próxima edición, claro está, ojalá que no.
    Eso, saludos

  3. Mejorar que? si estan felices con la plata que le sacaron al publico -que no se les permitia devolverla-
    Olvidense, esto es una feria vende-humo mas… mientras ganen la plata que desean no van a mejorar nada -al menos para el publico, porque la organizacion ya gana lo que quiere-

  4. Por favor…la gente que organiza la ComicCon lo que menos quiere es a la cultura pop . Creo que para ellos, este es un recurso más para engatusar a la gente y hacerlos gastar dinero con promesas de entretención.

  5. Lamentablemente la única opción que veo como consumidor es simplemente no participar mas en este evento, si somos varios con ese pensamiento y acción realmente se notara en próximos eventos.

    Incluso apoyar y difundir lo malo que ha sido a ver si con ello existe alguna reacción de conciencia, cambio positivo y de afrontar el problema. Por que uno como consumidor tiene el derecho de quejarse y exigir por calidad en un evento de alto costo el cual termina decepcionando, frustrando y causando problemas mas que alegrías.

  6. No puedo ser optimista respecto de ComicCon..como puse en el tuit, el chileno olvida, perdona y se deja seducir con poco. Las denuncias al Sernac y demandas colectivas no se van a concretar y se van a olvidar antes de una semana. Y el próximo año, ComicCon va a anunciar nuevamente invitados corneta, o que simplemente no cuadran con el perfil del evento. Daniela Vega y Karol Sevilla hacen muy bien su pega, pero a una la veo más en el Festival de Cine de Valdivia y a la otra en un show de radio Disney, antes que en un evento como éste, el que, por cierto, hace rato perdió su norte (el que se supone es su público objetivo, en su mayoría se marginó lueguito).
    Como fuera, ComicCon va a volver a anunciar invitados pencas (les aseguro que si dicen “Juanito Pérez, el oficial que juega Galaga en Avengers 1”) y la masa va a caer igual. Y va a tener los mismos problemas, y van a haber reclamos y va a quedar en nada.
    Un evento que en otras sociedades ya habría sido reformulado…o simplemente ya no se haría más…subsiste en Chile por dos razones: su nula autocrítica y gigantesca autocomplacencia, pero sobre todo, la aprobación de un público que se deja seducir con poco, con tal de estar “donde todos están”…o al menos eso les hicieron creer.

  7. Se equivocan amigos míos, cuando dice que aún es tiempo de mejorar y que se puede mejorar… Pues estas personas no merecen otra oportunidad, por que nunca han tenido amor por los cómics, ni por el arte. Solo les interesa la plata, y gente así no merece administrar algo con el nombre comic con.

  8. Hola mi nombre es Cristian y fui fanático de la ComicCon de Santiago varios años. Empecé asistiendo soló a la primera donde aún no iba tanta gente y se podía pasear con cierta holgura, en ese tiempo se realizaba en estación Mapocho, que aunque no era muy grande, era bonito y adecuado. En esas primera veces conversé con artistas que para mi era imposible de conocer como Norm Breyfogle dibujante de comics (Batman), Nicolas Lea actor (expedientes x) con quien me saqué una foto por 2 lukitas, estuve a un metro de Christopher Lloyd (Doc Brown) y le saqué una foto, pude ver el video que Stan Lee mandó a la primera ComicCon, con sus mejores deseos, pude ver a Billy De Williams (Lando Calrissian) cuando dijo que le encantaba el vino chileno, ver a la fallecida Margot Kider cuando el domingo de la primera ComicCon salió a saludarnos a todos junto a Billy, incluso recuerdo que me regalaron un pase para conversar con con Peter Facinelli (actor de la serie crepúsculo), pase que le regalé a una niña que quedó loca cuando se lo dí, ya que yo no era fanático de esas películas. Con los años empecé a asistir con mi sobrino y después con mi sobrina y sobrino. Las primeras veces era genial hasta que todo cambió. Cuando se cambió a espacio Riesco empezaron los problemas: primero eran largas filas que domoraban una eternidad para entrar (recuerdo que con mis sobrinos estábamos congelados haciendo la fila por cerca de 2 horas cuando a los de entrada se les ocurrió dejar pasar a los que no querían la famosa credencial que se regala, nosotros entramos de inmediato ya que la credencial era lo menos importante), recuerdo que los precios ya empezaron a subir, empeoró la calidad en los tiempos de espera para comprar algo para comer, Espacio Riesco se les hizo chico y dentro cada vez había menos espacio para caminar o mirar. Los artistas tenían menos espacio en sus puestos, recuerdo haberme encontrado con Carlos Valenzuela dibujante (expedientes x) a quién hace mucho quería conocer y haberle comprado un comic de expedientes x (el cual autografió), pero en un sucucho de 2×2 metros que desgracia para él. Con todos estos cambios me desmotivé y dejamos de asistir. La verdad la Comiccon debería ser liderada por fanáticos, pero el pensar en la comiccon como sólo un negocio es la peor decisión. Ojalá que en algún momento esto cambié, que se vuelva a sentir el espíritu de las primeras comicones y pueda volver a asistir al evento con el ánimo de antes. Viajar de Talca a la Comicon de Santiago siempre fue un sacrificio, que antes valía la pena, pero que ahora no. Ojalá Stan Lee viera en lo que han convertido la comiccon, yo creo que no le gustaría.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *