Hoy marcamos el primer artículo de Cómics Esenciales, la idea es generar una guía que ayude a comiqueras y comiqueros que quieren atreverse con títulos nuevos, con diversos géneros para así descubrir historias novedosas del Noveno Arte. Nuestra intención es traerles historias imperdibles pero que en lo posible no sean tan conocidas para los comiqueros de habla hispana. Es así como aquí NO VERÁN un Watchmen, un Regreso del Señor de la Noche o un Sandman, puesto que si bien son historietas obligatorias, no son una novedad para nadie que ya lleve un par de años disfrutando del Noveno Arte.

De esta manera hemos elegido para dar el puntapié inicial a este listado, As de Pique, de Ricardo Barreiro y Juan Jiménez, ambos argentinos, ambos maestros en su artesanía, uno escribiendo y el otro ilustrando. Un cómic de género bélico que hace lo que toda historia de guerra debe hacer, cuestionarnos la naturaleza de estos grandes conflictos, al mismo tiempo que cuestionamos nuestra propia naturaleza humana, donde nos vemos reflejados en los dilemas éticos que esta tripulación de una aeronave vive en tiempos turbulentos.

As de Pique es nuestro primer Cómic Esencial. Sigue leyendo luego del salto.

Portada de As de Pique por Juan Giménez

Corría 1977 cuando aparece la primera historia de As de Pique. La historieta realizada por Ricardo Barreiro y Juan Giménez seguía las aventuras y desventuras de una tripulación de un bombardero estadounidense durante la Segunda Guerra Mundial. En particular un B-17 apodado As de Pique. Sus autores, un guionista que manejaba el oficio de manera magistral, Ricardo Barreiro, fue un bonaerense que estampó su nombre junto al de los más grandes de la historieta del otro lado de la cordillera, tales como Enrique Breccia, Solano López y Eduardo Risso (entre una larga lista) y por supuesto Juan Giménez, otro maestro de su arte, aunque nacido en Mendoza, brillante ilustrador que en Chile lo conocemos más por su labor junto a Jodorowsky en la excelente La Casta de los Metabarones, su trazo debe ser los más magistrales que me ha tocado ver como asiduo lector de cómics. Y en este cómic en particular, ambos demuestran de lo que son capaces con una serie de relatos cortos que no solo entretienen, sino también nos llevan a la reflexión, explorando los rincones oscuros del alma humana.

Arte interior de la fabulosa el Juego del Gato y el Ratón. Clic para agrandar

As de Pique tiene increíbles méritos para abrir este listado de cómics imperdibles. Primero vemos a dos autores formando una dupla orgánica, afiatada, cada cuál entregándose al relato, uno con las palabras y el otro con la imagen. En términos del guión Barreiro nos deleita con relatos breves pero de mucha potencia. Momentos poderosos en una guerra horrenda (como lo son todas) que dejan huellas imborrables en cada uno de los protagonistas, que si bien poseen rasgos característicos, funcionan como una unidad. Como lectores no seguimos a uno a otro, Barreiro logra que nos importe la tripulación, e incluso sentimos al viejo y muchas veces destartalado As de Pique, como un personaje más, lo que es extremadamente admirable de la prosa de Ricardo. Pero junto a lo anterior se suma la capacidad que tiene el guionista de ir más allá de sus personajes habituales. En la historia de El Juego del Gato y el Ratón, por ejemplo, nos encontramos con el B-17 a la deriva, una falla técnica a obligado a la aeronave a apartarse del grupo, y quedar rezagado. Es en este escenario de inmensa soledad donde divisa un caza alemán, el cuál lo ataca sin piedad. Una especie de combate entre David y Goliath donde la pequeña aeronave germana tiene la ventaja por su velocidad y maniobravilidad. Es maravilloso lo cinematográfico de las acciones planteadas por Barreiro en esta historia, y ejecutadas a la perfección por Giménez. Es así como vemos la lucha a muerte de ambos aviones hasta que uno de ellos sucumbe. Luego en la siguiente narración nos encontramos con la segunda parte de El Juego del Gato y el Ratón, pero esta vez del lado del alemán. Y es aquí donde vemos la brillantez de los artistas, ya que cuando hemos empatizado con esta tripulación de estadounidenses, Barriero y Giménez nos muestran el lado del enemigo, un hombre con sed de venganza al cuál su familia le fue arrebatada por un bombardeo aliado. O sea vemos al alemán como un ser humano, y no como ese ser sin rostro que es parte de la maquinaria de guerra más terrible de la historia (que lo fue). Es en este momento donde vemos el horror de la guerra, donde al final del día sólo hay perdedores.

Por el lado del arte Giménez es simplemente brillante. Desde niño (cosa que podemos observar en su libro Overload) el trasandino tuvo una fascinación por las aeronaves y en general la maquinaria bélica. Es en este mundo donde se siente más cómodo y donde lo vemos desplegar su arte más increíble. Es un deleite visual ver los detalles de cada nave, de los uniformes, de los infinitos artilugios retratados en As de Pique, pero además Juan es un gran narrador visual. Sus secuencias son extremadamente dinámicas, logrando algo que no es fácil, retratar de manera emocionante los combates aéreos, cosa que siempre ha sido un desafío desde que Howard Hughes se planteara realizar Hell´s Angels en 1930. El mendocino es un maestro dibujante, sus trazo es dramático, con una aproximación clásica y realista, pero sin temor a experimentar, poniendo en medio de las historias hermosas esquemáticas de las naves, o excitantes secuencias en primero persona (también conocidas como POV) que nos permiten vivir lo que ocurre en la viñeta. Todo en pos de entregarnos una experiencia visual que sea tanto estética como educativa, llevándonos de la mano para que conozcamos de historias cruentas, pero también de hombres nobles que tienen su lealtad puesta en sus compañeros, no en banderas, no en ideales, sino en los que codo a codo luchan esta guerra junto a ellos.

 

 

Arte interior de As de Pique

As de Pique es una historieta esencial, pueden encontrar diversas ediciones recopilatorias del título. Personalmente les recomiendo la que pertenece a la colección Cuadro por Cuadro de SCN Editores. Su narrativa no tiene desperdicio y es una excelente puerta de entrada a un género bélico que tiene otros grandes cómics a revisar como Ernie Pike o la serie Battlefields. No se arrepentirán de darle una mirada y maravillarse con lo que dos grandes del cómic latinoamericano son capaces de hacer.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *