Hace unos días nos golpeó la noticia de la muerte de Anthony Bourdain, chef, escritor, viajero y rostro televisivo, cuya personalidad marcó a todos, incluso a aquellos que lo conocieron sólo por una de sus tantas facetas. En las últimas jornadas no han existido palabras negativas para un hombre talentoso y cercano que, muchos desconocíamos, tenía una lucha interna que libraba a diario.

Un hombre que amaba la comida y acercaba el mundo culinario a la gente de manera honesta, real y sin tapujos.

Y si muchos lo recordarán por esa faceta, acá nos corresponde homenajearlo como “uno de los nuestros“. Porque sí, Bourdain fue un historietista y sus historias quedarán para siempre en las viñetas.

Por lejos, uno de los talentos del estadounidense que menos ruido hizo, con injusticia, fue el de escritor de cómics.

Era un narrador que sorprendió con su libro autobiográfico sobre las aventuras vividas detrás de la cocina en Confesiones de un chef (Kitchen Confidential), pero también un novelista de relatos de crimen que, al igual que en su vida, la comida tenía que ser un personaje central de sus historias.

Ahí están Bone in the ThroatGone Bamboo o The Bobby Gold Stories, las cuales terminaron recibiendo más atención tras el éxito de Confesiones de un chef en 2000.

Su camino hacia la historieta comenzó a temprana edad, pues creció leyendo los relatos de EC Comics y amando el trabajo de la historieta underground, especialmente la obra de Robert Crumb. Incluso quiso ser dibujante de cómics, pero vio que por ahí no estaba el camino por no encontrar buenos sus trazos.

Tanto es su cariño por las viñetas que no pudo esconder su felicidad cuando llevó a su programa No Reservations al mismísimo Harvey Pekar (American Splendor). Fueron a ver libros y comer por Cleveland.

Este capítulo fue clave para la llegada a los cómics de Bourdain, pues acá Karen Berger, entonces emblemática editora de Vertigo en DC, vio al chef como una persona sin glamour, moviéndose en lugares comunes y rodeado de gente normal.

Era emocionante en su simplicidad y las conexiones básicas con la naturaleza humana, recordó Berger a Vulture, en un texto escrito tras la muerte del novelista.

Posteriormente, el escritor Joel Rose, amigo de Bourdain y quien le hizo ver que sus guiones de cómics eran buenos -no sus dibujos-, se acercó a la editora y le comentó que junto al chef tenían una idea para una historieta. Se sentaron a conversar y eso fue todo lo necesario. Ahí llegó Get Jiro! en 2012 y su secuela tres años después, Get Jiro: Blood and Sushi, que contaron con guión de Bourdain y Rose, junto al arte de Langdon Foss, José Villarubia, Dave Stewart y Todd Klein.

El debut en los cómics de Bourdain. (Fuente: Vertigo /DC)

En la historia vemos una Los Ángeles obsesionada con la comida, en que los chefs manejan la ciudad como jefes criminales y las personas matan -literalmente- por un puesto en los mejores restaurantes. Es ahí que llega un chef de sushi renegado, Jiro, lo que desatará una guerra de proporciones. Violencia, sangre y amor por la comida, qué mejor.

Bourdain volvería a publicar con Berger hace muy poco bajo el sello Berger Books en Dark Horse. Fue este mismo 2018 cuando el chef volvió a reunirse con Rose para sacar la antología de cuatro números Hungry Ghosts, con historias que reunían fantasmas, demonios, horror y, por supuesto, la comida.

El último trabajo publicado por Bourdain en historieta y cierre de la antología Hungry Ghosts.  (Fuente: Berger Books / Dark Horse)

Estos cuatro números -el último salió en mayo pasado- contaron con arte de grandes nombres como Sebastian Cabrol, Alberto Ponticelli, Vanesa Del Rey, Mateus Santolouco, Leonardo Manco, Irene Koh, Paul Pope, Francesco Francavilla y Jose Villarrubia.

En todo el trabajo que ha hecho Tony, desde sus escritos a su comida y sus programas de viajes, y sus cómics, él siempre estaba ahí afuera tratando de conectar con la gente, eso creo, pero a su manera. Tenía mucha admiración por su actitud de ‘vete a la mierda’“, expresó Berger, quien sentenció su texto declarando estar “con el corazón roto“.

Antes de esta publicación, la editora escribía en su Twitter que fue un “privilegio” trabajar con el “maestro narrador Anthony Bourdain. Los cómics fueron su primer amor. Él era uno de los nuestros, y fuimos muy afortunados de tenerlo“.


Ella no fue la única del mundo del cómic que lo lloró, reconociéndolo como “uno de los nuestros”.

Como podrán leer, no sólo los creadores y artistas lloran la muerte de Bourdain, sino que también hacen un llamado a tomar cuidado frente a la depresión y buscar ayuda ante pensamientos suicidas. Si buscas ayuda, acá te entregamos la información respecto a Chile:

  • Puedes llamar a Salud Responde del Ministerio de Salud 6003607777
  • También puedes acudir a Fundación José Ignacio por mail a contacto@fundacionjoseignacio.org o vía chat todos los lunes de 19:00 a 22:00 horas (hora de Chile) en https://www.fundacionjoseignacio.org/

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *