En las últimas semanas se han multiplicado las noticias respecto al #50 de Batman, el tomo que unirá en santo Batrimonio (Batrimony es el nombre oficial en DC para el evento) a Bruce Wayne y Selina Kyle, pero la mayoría tiene que ver con portadas variantes.

Algunas de éstas, incluso, ya están en preventa en Chile a precios que obligan a romper el chanchito donde guardamos los ahorros si es que las queremos en nuestras colecciones.

Pero, ¿sobre lo que lo que ocurrirá en esas páginas? Poco se ha sabido de cara a la publicación el próximo 4 de julio en EE.UU., esperando guardar algunas sorpresas y donde se anticipa que héroes, y también villanos no invitados como el Joker, se reunirán en la boda de la gata y el murciélago.

Con guión de Tom King -lean su Mr. Miracle y revisen también la excelente miniserie de The Vision que escribió hace unos años-, reunirá un equipo de artistas impresionante para la gran boda, comenzando con Joëlle Jones, David Finch y Mikel Janin, sumando también nombres como Frank Miller, Lee Bermejo, José Luis García-López, Ty Templeton, Becky Cloonan, Andy Kubert, Neal Adams, Rafael AlbuquerqueMitch Gerads.

Nadie se quiere perder Batrimonio, que hace unos días la previa nos entregó un dato importante: ¿Quién será el padrino de bodas de Batman?

La respuesta a esta pregunta la tenemos en Batman: Prelude to the Wedding – Nightwing vs Hush, por Tim SeeleyTravis Moore, cómic que nos presenta un íntimo momento de honestidad entre Nightwing/Dick Grayson y Bruce, donde éste último le revela que decidió que Clark Kent/Superman sea su padrino. Más bien, Dick es quien le saca las palabras de la boca.

La conversación de Bruce y Dick en Batman: Prelude to the Wedding – Nightwing vs Hush. (Fuente: DC Comics)

Es un momento de entendimiento y de dejar cosas claras -después de que Hush arruinara la noche-, en donde Dick le explica a Bruce que entiende la decisión, después de todo “es Superman“, pero más que nada le hace ver que el reciente alejamiento de la mansión e instalarse en Blüdhaven no es para distanciarse de su mentor, sino que para demostrarle que él podía ser un héroe por cuenta propia.

Al final, quedó la promesa de que tras la boda se juntarían simplemente a pasar el rato. “Sí… eso me gustaría“, responde Bruce a la invitación de Dick. Viendo los eventos recientes por los que ha pasado Bruce, no es una mala idea un momento de descanso y él lo entiende así.

Vía Bleeding Cool

Categories: Comics Portada

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *