Un nerdgasmo, eso fue la sensación que te dejan los 85 minutos de acción, locura, excentricidad de Batman Ninja, la cinta animada DC que toma a su más exitoso personaje, Batman, y lo deja en manos de un grupo de orates artistas del animé, para producir una película que si eres un fanático de las historias mínimas y realistas en el cine, odiarás, pero si eres un fan del Noveno Arte, del spandex y del manga, de seguro encontrarás una cinta imperdible que desafía cualquier convención que tengamos respecto del orejudo. Un maravilla que no te debes perder y a continuación te contamos porqué, sin spoilers.

Hay que partir aclarando algo. Batman Ninja es una extravaganza de principio a fin. Su conflicto es sencillo, hasta clásico para el género, un villano, en este caso Gorilla Grodd desarrolla un misterioso aparato que en medio de un combate en el Asilo Arkham, envía a gran parte de la galería de enemigos del murciélago, junto a la batifamilia al medioevo japonés. Cómo, por qué, qué ocurrió para que Batman arribara dos años después que el resto, son interrogantes que la verdad nunca son aclaradas y para ser honesto, no le importan a nadie. Y es que la obra se vale de las convenciones del género y decide utilizar un dispositivo infantil pero efectivo para meterse rápidamente en la acción. No hay veinte minutos de establecer el conflicto y llegar al evento incitador, de golpe y porrazo estamos con media galería de Batman (es una exageración) en el Japón feudal. Al arribar Bats se encuentra envuelto en medio de un ataque de un grupo de samurais con máscaras del Joker, que le revelarán que el payaso ya se ha convertido en un Señor de la provincia y lo anda buscando. El resto de la cinta básicamente es Batman y compañía intentado re capturar a Dos-Caras, El Pingüino, Deathstroke. Gorilla Grodd y al Joker junto a Harley Quinn, para llevarlos de vuelta al “presente” de Ciudad Gótica.

El Joker se ve genial en Batman Ninja
La batifamilia se alista para el combate

Como pueden ver un argumento sencillo, rozando lo ingenuo, pero necesario considerando todas al rareza de la que seremos testigo en el largometraje. Y partamos por la estética. Batman Ninja se sostiene en gran parte en su gráfica. La película animada está gloriosamente bien hecha. La animación es impactante, sus secuencias de acción son brillantes, el detalle en los movimientos de los personajes es exquisitamente fluido, las coreografías de combate están muy bien realizadas, lo magnífico de sus escenarios es algo constante. Pareciera que cada cuadro que vemos en el filme estuviera listo para ser enmarcado. Respecto del diseño de personajes y escenarios es realmente fabuloso, una maravillosa síntesis de los diseños gringos clásicos adaptados a la cultura del Sol naciente. Los realizadores se pasean por el animé, manga, por el cómic norteamericano, por la estampa Ukiyo-e para crear un mundo riquísimo en texturas, colores e incluso símbolos. Junto con lo anterior el filme además usa diversos recursos para narrar distintos momentos del guion, utilizando desde animación 3D hasta simulación de acuarelas, Batman Ninja pasa de un estilo a otro de forma dinámica, y sin descanso, como es la obra en su conjunto.

La estampa japonesa se hace presente

La narrativa del filme va a creciendo en rareza a medida que pasa el tiempo. Partimos con muchas peleas de artes marciales, breves apariciones de personajes, las acciones se suceden con gran velocidad, y comienzan a aparecer elementos que no esperábamos. El batimóvil, luego mechas, animales guerreros y incluso un gigantesco homenaje a Bill Finger son parte de esta locurilla que dirigió Junpei Mizusaki y que junto a un ejército de artistas nipones llevaron adelante. Es como si el lema de la producción fue “Y por qué no…”. “-Y si ponemos robots gigantes… Y por qué no…”, “Y si a Robin le damos un monito mascota….- Y por qué no….” y así una larga lista de ideas que llegaron al corte de final del filme y créanme, se agradece.

Robin con un horrible corte de pelo pero le dieron un monito

En resumen, si usted evalúa Batman Ninja como a cualquier otra película, la encontrará ridícula, infantil, si la ve pensando en que es un trabajo que busca rescatar el espíritu de aventura del manga y al mismo tiempo darle una gran vuelta de tuerca la mito del Murciélago, entonces esta película es para usted. Una extraña maravilla que me hace preguntar, por qué DC no le pasa a un par de nipones los cómics del Señor de la Noche, aunque sea un ratito.

 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *