En tiempos en que se creía que sólo los perdedores hacían cómics sobre juguetes, Marvel le ofreció al dibujante y guionista Larry Hama encargarse de las historietas que acompañarán el relanzamiento que Hasbro realizaría de la franquicia G.I. Joe a comienzos de los años 80.

Fue el editor en jefe de aquella época, Jim Shooter, quien le llevó esta tarea a Hama -luego de que un montón de gente la rechazara en la editorial- y el historietista simplemente aprovechó la oportunidad, algo que los seguidores de los Joe agradecen hasta el día de hoy.

Con los diseños de Ron Rudat, y también aportes como el nombre de Cobra para los villanos entregado por Archie Goodwin, Hama empezó a armar la historia, le entregó personalidades a los personajes que los diferenciaran, se inspiró en la gente que conocía y, también, en su experiencia de vida.

Es editor, músico, artista marcial, fue actor en series como M*A*S*H y también fue soldado, estando en Vietnam, un enorme currículo que, como aseguró a Los Eternautas, ha sido gracias a dejar el miedo atrás y subirse al tren cuando llega a la estación.

Al reflexionar sobre el estado actual de la industria del cómic, Hama sostuvo que “está siempre cambiando, pero ahora está teniendo un enorme cambio tratando de evolucionar de la página impresa a la era digital“.

“No sé si ello vaya a funcionar”, dice entre risas, comentando que la tendencia muestra que “a la gente le gusta los libros, le gusta el objeto físico. No es sólo información, es un verdadero artefacto. Creo que ese siempre ha sido el caso de los cómics, a la gente le gusta sostenerlos“.

Compara este fenómeno con lo que se ha visto con otros medios, pues “el sólo acceder a una película descargándola o verla en un computador no es lo mismo a tener una copia física que pueda ver a cada rato y creo que ello sigue siendo así con los cómics”.

Hama al ser presentado en la serie The Toys That Made Us, en el capítulo dedicado a G.I. Joe. (Fuente: Netflix)

Cuando trabajó en los cómics de los Joe, Hama tuvo mucho tiempo -en parte gracias al retraso en la salida de los juguete por el éxito en cines de El Imperio Contraataca, pues la licencia de Star Wars la tenía Kenner en esos años- y lo aprovechó para entregar a los personajes sus características, biografías y perfiles psicológicos, todo lo que se vio reflejado en las recordadas File Cards que acompañaban los empaques.

Todo esto ayudó a convertir a la franquicia de juguetes es una de las más populares de todos los tiempos, logrando el relanzamiento de G.I. Joe: A Real American Hero ser un éxito y con los cómics extenderse por 155 números, la mayoría a cargo de Hama y con números muy recordados como el #21, “Silent Interlude“, la historia sin diálogos protagonizada por Snake Eyes, el juguete que ni se dignaron a pintar y que se convirtió en uno de los más populares.

G.I. Joe siempre está evolucionando“, comenta Hama, quien no se ha alejado de los personajes y ha participado de los relanzamientos en las historias de los Joe para Devil’s Due Publishing y más recientemente con IDW.

“Cuando veo a otros realizando los personajes, no conocen en quiénes que me basé”

Con tantos años de aventuras de los Joe contra Cobra, el también creador de Bucky O’Hare junto a Michael Golden reflexiona que “es bueno que se vaya alimentando de sí mismo. Cuando tienes a tanta gente involucrada en los mismos personajes, llegas al punto en que alguien hace algo y otros lo ven y dicen ‘¡Oh, vaya!’. Me gusta eso. Lleva todo en diferentes direcciones”.

– ¿Y te han gustado las direcciones que ha tomado G.I. Joe?

Bueno… en mi caso, no me suelen gustar (ríe). Es porque baso la mayoría de los personajes de G.I. Joe en personas que conozco. Hice aquello principalmente porque sabía que iban a haber demasiados personajes que tenía que tener una manera de no perderme, por eso hice originalmente las File Cards. Al usar gente con la que estaba familiarizada, era fácil para mí, sabía exactamente qué iban a decir y cosas así. Entonces, cuando veo a otras personas realizando los personajes, no conocen a la gente en la que me basé, no me parece correcto. Es como si destruyeran mi propia fantasía de ello.

– Considerando ello, ¿qué esperas del futuro de tus personajes?

– Los personajes siempre están evolucionando, cambiando e, incluso, con la muerte de Snake Eyes (The Death of Snake Eyes, 2015, escrita por Hama con arte de SL Gallant) se abren un montón de posibilidades, todas estas historias que no hemos contado, historias jamás contadas que podemos contar que no harían sentido si el personaje estuviera vivo. Entonces, el que un personaje muera hace mucho para definirlo, porque si el personaje nunca muere no es más un personaje, es solamente un símbolo. Personajes legendarios como Aquiles fueron definidos por el hecho que moría y cómo moría. El clásico ejemplo es Jesús (ríe). Si él no muriera, no hay historia. Es una cosa muy importante recordar cómo nuestros personajes son definidos y cómo eventualmente piensas sobre ellos.

El “Silent Interlude”, uno de los cómics más recordados de Hama. (Fuente: Marvel)

“Siempre tienes que subirte al tren cuando llega a la estación”

Hama sigue haciendo historias porque “éste es mi trabajo”, pese a que reconoce que “nunca” se consideró un escritor y que fue “algo con lo que me crucé”.

Empecé dibujando zapatos para catálogos y eso es lo que hacía cuando fui enviado al Ejército. Cuando regresé a casa pensé ‘bueno, regresaré a ser un dibujante de moda’, pero un amigo (Wally Wood) que trabajaba en cómics me pregunta: ‘¿Por qué no vienes y empezamos un estudio? Tu dibujo y yo entinto, hacemos esto por un tiempo, porque están llegando trabajos, esto es trabajo’. Le dije OK, que haría esto por un año…”, recuerda Hama.

– ¿Y ahora…?

– Cuarenta años después sigo haciéndolo, ¡no lo sabía! En los 70, cuando estaba trabajando con Neal Adams en su estudio (como entintador), alguien me paró en un elevador y me preguntó si era actor y de alguna manera me convertí en actor por un par de años. Siempre creí que tienes que subirte al tren cuando llega a la estación (ríe). Si no te subes al tren, nunca podrás ver el resto del país. Tienes que ser lo suficientemente valiente para correr el riesgo y subirte a ese tren. Ha sido muy bueno para mí cada vez que he hecho eso. Siempre da mucho miedo, es muy aterrador, pero es mejor que despertar una mañana y preguntarse “¿qué es lo que he estado haciendo en los últimos 20 años?.

Archivo de Los Eternautas – Comic Con de Nueva York 2015.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *