La noticia de la muerte de Stan Lee ha sido el foco de la atención por razones obvias, pero lamentablemente estaba empañando otro fallecimiento que enluta al mundo del cómic latinoamericano.

Este lunes murió el artista argentino Rubén Meriggi, recordado por sus trabajos en historias de fantasía y de haber colaborado con nombres como Oesterheld y Mazzitelli.

Influenciado por Jack Kirby, debutó a temprana edad, a los 15 años, en Argón, el justiciero, haciendo los lápices para el cómic cuyo dibujo estaba a cargo de Enrique Villagrán y tenía el guión de Héctor G. Oesterheld, para posteriormente darle la editorial Columba -ya desaparecida- trabajos en series como David Coates, Rodwin de Britania y Wolf.

No trabajó sólo para Argentina, pues en Europa publicó títulos como Bull Rocket, Almanzor, El imperio y los harapos, Búsqueda, y Duendes, estos últimos cuatro editados en español en la revista Skorpio, además de dibujar a Conan, la creación de Robert E. Howard, para Conan the Savage y la edición italiana del personaje.

Pero uno de sus trabajos más recordados es Crazy Jackco-creado junto a Gustavo Amézaga, donde nos presentaba una Tierra abandonada por los poderosos que destruyeron sus recursos y de su protagonista que busca llegar a Marte, el paraíso de los ricos que huyeron del planeta. A esta creación, Meriggi le tenía mucho cariño e, incluso, seguía sacando historias nuevas.

EL cinematográfico trazo de Meriggi para Crazy Jack

Fue el personaje que me ayudó a despegar como profesional, ya que los dibujos de esta serie llegaron a otros países y así fue como más tarde me empezaron a contactar de diferentes editoriales de Europa y EEUU. Recuerdo la sensación de inmensa alegría cuando me llegó el primer guión de Conan el Bárbaro: lo apoyé en el tablero y me quedé mirándolo por largo tiempo”, dijo el argentino a Comiqueando en 2010.

Uno de los primeros en llorar su partida fue Quique Alcatena, quien despidió a su “compañero de ruta” en la revista Skorpio.

Crecimos juntos. Como yo, amaba este medio. La partida de Stan tiene que ver con el orden natural, y eso alivia un poco la pena: tuvo una vida larga y y rica en logros y legado. Pero Rubén se marchó siendo joven aún, y eso es muy penoso. Una jornada muy triste“, expresó.

El guionista chileno Gonzalo Oyanedel también lamentó la partida del argentino, destacando su conexión con el género fantástico. “Mal día para la historieta“, expresó.

Mientras que el ilustrador Genzo celebró la vida de “uno de los mejores artistas de fantasía de Latinoamérica, de esos con un talento tan grande que inspiraban a tomar el lápiz y mejorar”, asegurando que historias como El imperio y los harapos, Almanzor y Búsqueda “se quedaron para siempre conmigo”.

Definitivamente, un comienzo de semana muy triste para el mundo del cómic. Hasta siempre, Meriggi, un adiós muy temprano e inesperado.

En la fantasía su trabajo perdurará por siempre. El argentino sólo fue a la búsqueda de una nueva aventura.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *